Wabi Sabi, la galería de arte «no convencional» situada en pleno centro de Sevilla, ha recibido el premio al Mejor Diseño Interior de Negocios de Andalucía en los premios Rediseña tu negocio, organizado por la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía y La Caixa. La entrega de los galardones ha tenido lugar en el sevillano Hotel Alfonso XIII.

Escondido en la calle Viriato, a escasos metros del Metropol Parasol, se encuentra el espacio con el mejor diseño interior de Andalucía según la CECA. El edificio del negocio esconde un secreto, lo firma el mismo arquitecto que puso en pie la Plaza de España y muchos de los edificios de la Exposición Universal de Sevilla en 1929, entre los que se encuentra el Hotel Alfonso XIII, Anibal González. Unos mimbres que ha sabido aprovechar María Vergara, la propietaria de Wabi Sabi.

wabi sabi interiorEl lugar, de clara tendencia loft, goza de espacios diáfanos con una entreplanta en la que se imparten talleres. Paredes blancas y suelos de hormigón tintados. «Además hay una cosa también muy especial y es que nuestro espacio en si es singular ya que el propio local es una obra de arte, es parte de un edificio catalogado de uno de nuestros arquitectos más conocidos, Aníbal González, toda la arquitectura del interior y exterior de nuestra tienda-galería está firmada por él, las columnas y vigas de hierro le dan un aspecto industrial perfecto para crear el ambiente tan especial que se respira dentro de Wabi Sabi», explica María en una entrevista para Sevilla Ciudad.

La propietaria de este establecimiento recogió el premio y fue felicitada personalmente por los organizadores en cuanto a su modelo de negocio y su espíritu emprendedor, sobre todo en estos tiempos difíciles, una situación que fue comentada a lo largo del evento por la organización y las personalidades participantes en la gala.

«Lo singular de Wabi Sabi es que lo seleccionamos todo, cada mueble es exclusivo, las antigüedades son únicas, tenemos piezas auténticas de principios del siglo XX, incluso del XIX, ahora mismo la pieza más antigüa que tenemos es el  siglo XVIII, seleccionamos las obras de arte que se exponen, a los artistas que participan en cada nueva exposición, la ropa son colecciones muy limitadas, muy pocas prendas y muy pocas tallas, además tenemos colecciones exclusivas de diseñadores noveles y no tanto, algunos de ellos ya han desfilado en EGO, la pasarela de Madrid Fashion Week para jóvenes talentos», explica la propietaria. «Además tenemos nuestro propio taller en el que personalizamos muebles, los reinventamos y hacemos piezas únicas a partir de muebles antigüos a los que damos una nueva vida con el renovado aire vintage», desvela.