Microdonaciones para salvaguardar el patrimonio. Ese es la última idea de la Asociación Casa del Pumarejo ante los problemas de conservación que presenta la casa palacio en la que desarrollan su actividad y en la que viven actualmente tres vecinas de avanzada edad. La presentación de esta iniciativa llega apenas unos días después de que el Ayuntamiento clausurase varias galerías argumentando problemas de seguridad para los inquilinos.

«¡Basta ya!», defienden los miembros de la asociación. «Si el dueños no va a acometer las obras, que las sostenga la ciudadanía», explica Lolo Pedrinazzi, miembro de la asociación. La Casa Marqués de Pumarejo, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, está catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), similar a la clasificación que goza la Catedral de Sevilla.

Los vecinos denuncian años de dilación en el comienzo de unas obras para las que ya existe un plan de conservación. «La rehabilitación ni está ni se le espera», critica el portavoz. Mientras, el edificio sigue acumulando desperfectos que van en aumento debido al paso del tiempo. En total, para acometer dicha remodelación, serían necesarios más de cinco millones de euros. Dinero que pretenden conseguir, si no en su totalidad sí en parte, por medio de las microdonaciones por internet, conocido como crowdfunding.

«Hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que colaboren con las obras», explica Alain Labatut, miembro de la Asociación Casa del Pumarejo. La idea es ir acometiendo fases ante la imposibilidad de realizar una restructuración global. Para completar la primera etapa, serían necesarios unos 100.000 euros. «Para material, pero no según el precio del mercado», detalla el francés.

La Asociación Casa del Pumarejo también pide colaboración a arquitectos, ingenieros y otros perfiles profesionales desarrollen sus capacidades en el ámbito de la construcción. Si estos trabajadores desarrollan su actividad «de forma altruista se reduciría el nivel de gastos» haciendo más fácil acometer dichas reformas.

Facebook y Twitter para conseguir fondos

Pero también piden ayuda «dinamizadores en las Redes Sociales» que «hoy por hoy tienen un nivel de impacto bastante alto», asegura Labatut. También demandan la ayuda de prescriptores que apadrinen esta iniciativa y ayuden a difundir esta actividad. «Hay un déficit de visibilidad y conocimiento de este monumento, en el propio barrio y en la ciudadanía en general», señala Labatut. «Los sevillanos no saben lo que hacemos», apostilla.

«La Casa del Pumarejo es un símbolo del poder de la sociedad civil», afirma el francés. Un movimiento que contrasta con la «desidia de la Junta de Andalucía, que tiene las competencias en materia de conservación del patrimonio, y del Ayuntamiento, como propietario del inmueble», explica Salvador García, otro de los portavoces y miembro de la Asociación Casa del Pumarejo.

El Ayuntamiento utiliza «técnicas típicas de asustaviejas; como el pasado jueves, cuando, sin previo aviso ni atender alegaciones, colocó dos portones con que ya se impide el acceso al 60% del edificio, incluyendo las azoteas», critican.

Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla ha subrayado el «muchísimo interés» que tiene en la casa palacio del Pumarejo, en la que se permite la «habitabilidad» a pesar de la clausura dos de sus galerías por medidas «de seguridad» derivadas de los problemas de conservación que sufre este edificio del siglo XVIII declarado Bien de Interés Cultural (BIC), un asunto que asegura es «estrictamente técnico».

Tras informar sobre la Junta de Gobierno Local, el portavoz del gobierno municipal hispalense, Francisco Pérez (PP), ha insistido en que se mantiene el «valor etnológico del edificio y se protege a las personas». «Es un asunto estrictamente técnico, donde los profesionales técnicos municipales concluyeron tras su visita que hay cubiertas en mal estado, humedades y otras situaciones por las que es necesario ir cerrando pasillos, comercios existente o áreas de plantas de viviendas por seguridad», añade.

«La casa no está en ruinas, como mantiene el Ayuntamiento, solo tiene problemas», explica García. Desde que el Partido Popular se hiciera cargo del gobierno local, «se han presentado cinco solicitudes en el Registro y en todas se han negado a escucharnos», denuncia Pedrinazzi. «El Ayuntamiento nos obvia», critica.

Los miembros de la Asociación Casa del Pumarejo han puesto en marcha la web www.lohacemosnosotras.org para sensibilizar a la sociedad y como cauce para detallar las acciones que se llevan a cabo.