La delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Lola de Pablo-Blanco, ha asegurado que «seguimos a la espera de que la Junta de Andalucía ofrezca al Ayuntamiento de Sevilla viviendas sociales donde podamos realojar a aquellas personas que más lo necesitan».

En este sentido, De Pablo-Blanco ha recordado que «en el último año, hemos realojado a 45 familias, de las que 33 lo han hecho en viviendas municipales y otras 12 en viviendas ofrecidas por la Junta. Esta señora está en los primeros puestos de las listas de reserva baremadas, por lo que esperamos que tan pronto como la Junta de Andalucía ponga a disposición del Ayuntamiento más viviendas sociales podamos ofrecerle una vivienda acorde a sus necesidades».

De Pablo-Blanco ha recordado que «este equipo de gobierno está trabajando continuamente para ayudar a todas aquellas personas necesitadas y para ello nos basamos en las listas baremadas que se actualizan periódicamente en los Servicios Sociales y donde se recogen las necesidades de cada unidad familiar».

«No podemos saltarnos la Ley para adjudicar viviendas protegidas a personas fuera de lo que marca la ley ni vamos a premiar la patada en la puerta como sí ha permitido el gobierno de la Junta de Andalucía, del que forma parte IU, en el caso de la Corrala de La Utopía», ha recalcado la delegada de Asuntos Sociales, quien ha añadido que «es curioso que IU diga que este Ayuntamiento no ha movido un dedo, cuando son precisamente sus compañeros de partido en la Junta quienes deben proporcionar viviendas sociales a personas que realmente lo necesitan y no otorgarlas sin criterio ni baremo alguno».

Por último, De Pablo-Blanco ha indicado que «si como dice García, Otainsa hubiera solucionado este caso, ¿por qué no le ofrecieron estas viviendas a los servicios sociales para su adjudicación a los sectores más desfavorecidos de la ciudad, constatados por los mismos cuando ellos gobernaban junto con el PSOE? La respuesta es sencilla: entonces Otainsa no ofrecía viviendas a los servicios sociales, algo que afortunadamente sí ocurre ahora y que demuestra que el compromiso de este gobierno municipal con personas en riesgo de exclusión o que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad es firme».