El Centro de Atención al Costalero, formado por 17 fisioterapeutas y un coordinador, vuelve por decimoquinto año consecutivo a prestar sus servicios de fisioterapia para aquellos costaleros que tras realizar su estación de penitencia en la Semana Santa sevillana sufren como consecuencia las lesiones propias del esfuerzo al que se encuentran sometidos durante su recorrido procesional.

El coordinador general del Centro de Atención al Costalero, Isaac del Real, ha explicado que el objetivo de este centro es la «prevención y curación de las lesiones que los costaleros sufren durante la Semana Santa». Además, ha añadido que tras 15 años de consejos y asistencia continuada han observado que los costaleros «cada año se cuidan más y tienen una técnica más depurada».

«Lo que queremos es que el costalero salga en las mejores condiciones posibles a realizar su estación de penitencia. Les comentamos las posiciones que tienen que adoptar bajo el paso e intentamos que corrijan los vicios que adoptan bajo éste; afortunadamente, el costalero año tras año se cuida más», ha comentado el coordinador de este centro.

En este sentido, Del Real ha asegurado que el Centro de Atención al Costalero ha pasado a ser «afortunadamente, una pieza más» de la Semana Grande sevillana debido a la amplia demanda, «y un dato significativo de esto es que nos piden, año tras año, que estemos presentes no sólo durante la Semana Santa sino también antes de ésta».

Por ello, el centro ha realizado en los días previos a la Semana Santa de Sevilla una campaña informativa con consejos y recomendaciones dirigidas a los costaleros. Además, durante el desarrollo de ésta, continuará aconsejando a los costaleros para evitar problemas de sobrecargas musculares, de tobillos, caderas y cuello.

Este centro está en funcionamiento desde el pasado Domingo de Ramos y permanecerá abierto hasta el próximo Sábado de Pasión, en horario de 10,00 horas a 14,00 horas y de 16,00 a 20,00 horas, y el Domingo de Resurrección de 10,00 a 14,00 horas. Un total de 17 fisioterapeutas y un coordinador atenderán a cuantos costaleros lo requieran antes, durante y después de la estación de penitencia.