Comprar como en casa. Ese es el espíritu del primer show-room que organiza el hotel Inglaterra a favor del Banco de Alimentos. Dos plantas repletas de tiendas en las habitaciones en las que encontrar moda, perfumería y complementos. Una oportunidad para elegir el regalo de Reyes y, por otra parte, ayudar a los que más lo necesitan.

Al ya de por sí activo centro de Sevilla en estas fechas prenavideñas hay que sumar otro reclamo más en este fin de semana. «Un show-room es una forma de acertar con artículos que no solemos encontrar en los establecimientos tradicionales», explica Alfonso Candau, organizador de esta iniciativa y responsable de Génova Cominicación.

La iniciativa surgió hace un par de meses. «De una parte, el interés del hotel Inglaterra por enseñar las remodeladas habitaciones; de otra, las ganas de colaborar con una iniciativa social», señala la directora comercial de este establecimiento, Rocío Limón. Además de una parte de los beneficios, la Fundación Banco de Alimentos realiza una colecta en la entrada del hotel. Por un kilo, o más, una consumición para degustar, por ejemplo, en la terraza.

Los pasillos se convierten en un ir y venir de, mayoritariamente, mujeres. Habitación por habitación, las visitantes van descubriendo expositores. En algunos casos, varias «tiendas» comparten una misma habitación. Una forma de generar sinergias, «que benefician a todos, compartiendo a los clientes en un mismo espacio, ganando así nuevos compradores», destaca Candau.

Del Camden londinense a la sevillana Plaza Nueva

Una oportunidad de darse a conocer para aquellos que están empezando. Como Marta Castellanos. Esta sevillana, bloguera de moda, acaba de aterrizar hace algunos meses de Londres. En su periplo de un año por la ciudad londinense ha sondado los mercadillos de la ciudad en busca de prendas únicas y con un marcado carácter vintage. Este fin de semana, venderá esos artículos que tanto le ha costado reunir, ofreciendo a sus clientes la exclusividad que no le brindan los comercios habituales.

«Son prendas especialmente elegidas teniendo en cuenta el público sevillano», explica esta emprendedora, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. En su habitación, ofrece además de sus productos, asesoramiento como shop assistant buscando prendas por encargo. Ella dejó su trabajo en Londres para venirse a Sevilla a poner en pie un nuevo negocio, Like Vintage, una tienda online que ha dado el salto a la calle aprovechando la oportunidad que genera este tipo de mercadillos.

De Francia llega Ida. Lleva un año y medio en Sevilla y organiza ventas privadas en casas. En este show-room tiene la oportunidad de mostrar sus joyas al gran público sevillano. «Este tipo de iniciativas funcionan muy bien en París, a donde voy a vender todos los años, en Madrid o Berlín; ahora también en Sevilla», confiesa esta francesa.

Ida comparte habitación con una sevillana reconocida por su faceta como cantante, una de las vocalistas del grupo Siempre así, Sandra Barón, también propietaria de Barón Terry, un establecimiento de mantones antiguos, joyas y pieles. «El hotel Inglaterra es un lugar muy característico de Sevilla que da caché a este tipo de iniciativas», detalla Sandra. «Sobre todo en esta época del año en la que la Plaza Nueva se convierte en epicentro comercial de la ciudad», destaca.

Sin que el ajetreo de la ciudad sea consciente, entre los muros del hotel Inglaterra se fragua algo más que relaciones comerciales. Entre venta y venta también hay espacio para la solidaridad. Este show-room «es una iniciativa maravillosa», reconoce la vicepresidenta de la Fundación Banco de Alimentos, Ana Mancos.

«Hay que hacer trasladar a la ciudad la idea de que existe una necesidad importante», asegura Mancos. «Afortunadamente, gracias a iniciativas como esta, cada vez recibimos más ayuda pero también tenemos más demanda de alimentos», explica la vicepresidenta.

Además de recibir alimentos, esta fundación persigue otro objetivo. Reclutar más voluntarios. «Necesitamos más ayuda, gente verdaderamente comprometida que nos ayude en las labores del día a día», confiesa Mancos.

El Banco de Alimentos ayuda a más de 43.000 personas necesitadas de Sevilla y su provincia. Gracias, entre otras muchas actividades, a este show-room del hotel Inglaterra, un regalo de Reyes puede llegar a más de una persona de forma indirecta. Una forma diferente y atractiva de ser solidarios en la Navidad.