El portavoz socialista, Juan Espadas, y el concejal Juan Carlos Cabrera han mantenido hoy una reunión con usuarios del C.D.Fundición que han trasladado su «malestar» debido a que se ha materializado una subida de tarifas como consecuencia de la privatización, que supone que servicios como los cursos de natación pasen de costar 20 euros a costar 42 y con un horario reducido ya que pasan a durar 45 minutos. Además, en la información facilitada a los usuarios se apunta que las tarifas pueden llegar a incrementarse de nuevo cuando se realicen las obras comprometidas en el pliego de adjudicación de la instalación deportiva. «No han transcurrido ni seis meses desde que se confirmó la privatización y ya se están produciendo las subidas para todos los usuarios. Por eso pedimos desde el principio que se paralizara este proceso. Advertimos que era ilegal porque se incluía  un parking rotatorio que no prevé el PGOU y porque se iban a subir las tarifas. Y Zoido decía que era mentira. Ahora que se ha demostrado tendrá que dar explicaciones. Le pido que dé la cara ahora ante los usuarios», explicó el portavoz socialista.

Los usuarios de Fundición relataron al portavoz socialista como en los últimos días se les han notificado las nuevas tarifas para el próximo curso y que en éstas se producen subidas de precios de hasta el 100%, entre otros motivos porque al ser una empresa privada sí se repercute el IVA del 21%. Además, no se les ha planteado que estas tarifas pueden incrementarse aún más cuando se produzcan las inversiones comprometidas en el pliego. «La culpa no es de la empresa, es del gobierno de Zoido que ha apostado por un modelo de privatizaciones por el cual las empresas tienen que obtener unos beneficios que se consiguen con un incremento de las tarifas que pagan los usuarios. Han pasado seis meses y ya ha llegado la primera subida, y dentro de unos meses llegarán más», explicó el portavoz socialista.

Juan Espadas recordó, además, que el Grupo Socialista ha planteado un recurso por vía Contencioso Administrativo contra la privatización por la inclusión de un parking rotatorio en el pliego de condiciones y por la decisión de dejar en manos privadas una instalación construida gracias a la inversión pública. «Hemos recurrido este contrato y hemos pedido en repetidas ocasiones la paralización del proceso. Y lo hemos hecho principalmente por los usuarios y que ya están sufriendo las consecuencias», concluyó el portavoz socialista.