El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, ha mantenido esta semana un nuevo encuentro con los artesanos inquilinos del espacio Rompemoldes, un corral de vecinos en la calle San Luis rehabilitado e impulsado en el anterior mandato como promoción singular de Emvisesa en la que concentrar viviendas-taller como parte de la revitalización de la zona. El proyecto fue muy bien acogido por la treintena de artesanos y emprendedores que decidieron formar parte de esta estrategia de apoyo al sector y al barrio.

Sin embargo, «el desapego y desprecio al proyecto ha sido la tónica del Ayuntamiento en estos tres años de mandato de Zoido, algo incomprensible puesto que era una iniciativa llave en mano fruto de la herencia recibida que el PP no ha sabido ni gestionar ni rentabilizar», como explica Espadas quien considera una «oportunidad más perdida de este gobierno municipal en el que Zoido ha hecho desaparecer el área de Economía y Empleo, lo que está repercutiendo muy negativamente en el apoyo que falta a iniciativas pioneras como ésta que están funcionando como reclamo turístico potente en multitud de ciudades europeas. Artesanos viviendo y trabajando en el mismo lugar, un ecosistema propio para la creatividad y el talento que da singularidad y atractivo a una zona de la ciudad, el casco norte, en donde se conecta la Macarena con el Casco Antiguo, y que ya ha sido objeto de atención en guías turísticas internacionales junto a los nuevos iconos de la ciudad como las Setas de la Encarnación».

Los artesanos de Rompemoldes no han encontrado ni el apoyo, ni la promoción ni siquiera la revitalización del barrio del que ésta era una pieza más. Al contrario, la falta de apoyo constante se ha manifestado en un «vacío de relación del corral con el Ayuntamiento. No hay nadie que se quiera hacer cargo de estos inquilinos. Para Emvisesa son talleres y para Economía son viviendas. Lo único para lo que el Ayuntamiento se ha puesto en contacto con ellos es para subirles entre 100 y 200 euros el alquiler sin previo aviso, como denunciamos en marzo pasado».

Los artesanos reclaman interlocución con el Ayuntamiento. Han tenido que hacer frente de su propio bolsillo a fallos de construcción a los que ni Emvisesa, ni la constructora, ni el seguro han respondido, y reclaman además una revisión de precios tanto en las viviendas como en los talleres puesto que no se han modulado de acuerdo a la bajada de precios del mercado, «lo que les está produciendo una asfixia contra la que es difícil mantenerse en un escenario tan frágil como es la producción artesanal y que pone en riesgo la continuación de un proyecto para todo un barrio por cuya reactivación comercial tampoco se ha hecho nada en estos tres años».

Para el portavoz socialista, «lo que ocurre en Rompemoldes no es singular, sino fiel reflejo de cómo el Gobierno de Zoido ha abandonado otra línea más de impulso municipal a la activación económica, al emprendimiento y al autoempleo que son los artesanos de la ciudad. Se ha querido poner fin a la etapa anterior sin plantear ninguna iniciativa mejor y tirando por tierra el trabajo y la inversión ya hechos». Así, recuerda «la puntilla» que supone para el parque de Arte Sacro la reciente operación aprobada por el PP en Pleno por la que «en lugar de poner en valor y ocupar los casi 100 talleres vacíos durante estos tres años, los espacios comunes y los 200 aparcamientos, se entrega a Emvisesa que ya ha demostrado la incapacidad para gestionar los cientos de locales que continúan en bruto».

 

En este sentido, Espadas plantea la necesidad de “retomar la interlocución constante y eficaz con los artesanos como sector con características especiales y nicho de oportunidades para el empleo”, así como la recuperación de una “estrategia de ciudad para el sector, con tratamiento fiscal adecuado, puesta en valor de espacios, promoción de actividades e incorporación a la ‘marca Sevilla’”.