La Policía Local de Sevilla ha imputado a un joven de 29 años la realización de grafitis en varias fachadas, escaparates y mobiliario urbano, todos ellos con la misma firma, entre Torneo y la Plaza del Pumarejo. Los hechos se remontan al pasado 6 de diciembre, cuando agentes de la Policía Local de Sevilla fueron alertados sobre las 8:45 horas de que varios jóvenes estaban pintado grafitis por la zona del Pumarejo.

Una vez allí, localizaron a un grupo formado por cuatro jóvenes, de entre 23 y 32 años, tres de ellos extranjeros. Uno de éstos, de nacionalidad italiana, portaba un rotulador de color rosa, de los usados para hacer grafitis, de cuya tinta llevaba manchadas las manos, y tres pegatinas con el olograma «Desmadre», que se corresponden con la tipografía de los grafitis.

Tras un trabajo de investigación policial, se le atribuyen a este individuo las pintadas localizadas en una puerta de metal del Monasterio de San Clemente y varios establecimientos comerciales y fachadas de inmuebles, además de en una marquesina de autobús, dos farolas, tres contenedores, un cartel publicitario y la estatua de la Plaza Vendedores de Prensa. Todo ello entre las calles Torneo, Calatrava, Vib Arragel, Resolana, San Luis y Pumarejo.

En concreto, sólo la limpieza y restauración de la estatua de la Plaza Vendedores de Prensa ha supuesto un gasto al Ayuntamiento de Sevilla de más de 8.500 euros.