Oído en la calle. «Compadre, ya hay torrijas en La Campana». «¿Cómo va a ser eso? Si todavía no ha llegado el Miércoles de Ceniza», espeta el contrario. Pues sí, la Cuaresma ha llegado anticipada a la confitería que da nombre al epicentro cofrade sevillano. Los gerentes de este establecimiento adelantan la puesta a la venta de sus alabadas torrijas argumentando motivos comerciales. Este año, la Semana Santa cae muy tarde en el calendario y eso se nota en la caja.

«A petición popular». Este año, las torrijas han adelantado varios días su paso por la carrera oficial. «Sevilla lo estaba pidiendo», explican los de los gerentes de la confitería La Campana, los primos José y Borja Hernández. «El Miércoles de Ceniza es el día 5 de marzo, muy tarde, por lo que hemos decidido anticipar la venta de las torrijas sin querer darle mucha publicidad», detalla uno de los responsables de este negocio familiar.

Torrijas de La Camapana«Que yo recuerde, es la primera vez que se adelanta la fecha de venta a la llegada de la Cuaresma en las últimas dos décadas; pero estoy seguro de que esto ha sucedido antes», afirma José Hernández. «Eso sí, oficialmente será el miércoles día 5 de marzo; ese día, pondremos en los escaparates los nazarenos de chocolate, las bomboneras y los pasos para darle el toque de Semana Santa», añade.

Los números dan la razón a los gerentes de La Campana. Si de media se venden en ese establecimiento unas 250 torrijas al día, en dos semanas, el número asciende a 3.500 unidades; que multiplicadas por el precio de venta (2,60 euros) hacen un total de 9.100 euros. Una cifra nada desdeñable si se tiene en cuenta el aciago mes de febrero, en el que las lluvias han perjudicado al sector de la hostelería sevillana. «Una Semana Santa tardía hace mucho daño», justifican.

Más allá de los números están los intangibles agradecimientos de la clientela que han visto saciadas sus apetencias culinarias. «Hay mucha gente que nos preguntaba por ellas y que se han sorprendido positivamente al verlas en los mostradores», confirma José Hernández. «Habrá puristas a los que le parezca poco menos que un sacrilegio pero, en balance, hay mucho fanático de las torrijas que se ha llevado una alegría al verlas», destaca.

Vocera gastronómica de la Semana Santa

Cómo se hace una torrijaPan, vino, huevo, aceite y miel sacian a los paladares más sibaritas. Su receta, transmitida de generación en generación, sale de las alacenas al eco de «polvo eres y en polvo te convertirás». En cuaresma, la confitería La Campana es un sagrario más que visitar. Evocadora, como el azahar, de la primavera que está por venir. La torrija, reina absoluta de la repostería de Cuaresma, pregona desde los fogones la cercanía de la Semana Santa.

¿Quieres saber cómo se hace una buena torrija? No te pierdas este reportaje en vídeo con la receta de la confitería La Campana.