La Residencia San Juan de Dios de Sagasta ha celebrado este jueves el acto oficial de graduación de sus residentes. Un total de 35 personas recibieron un diploma y una insignia que reconoce su esfuerzo a lo largo de todo el año en participar en las distintas propuestas formativas que se realizan a lo largo del año para mantener activa la mente y el cuerpo.

El Hermano Isidoro Santiago, superior de la residencia, destacó el esfuerzo de cada uno de ellos «en mejorar sus habilidades y su memoria» en la presentación del acto, que tuvo lugar en el hermoso patio de la residencia. Los profesionales del centro ponen en marcha cada año varios cursos que tienen como objetivo mejorar la condición física y la actividad mental de nuestros mayores.

Una residente de SagastaParticipan en talleres de gimnasia, escritura y lectura, estimulación sensorial y psicomotricidad. También muchos orientados al uso de las nuevas tecnologías, que les permiten acotar el espacio generacional que les separa de sus nietos. En este sentido, este año han participado en varios talleres de wii, karaoke o informática, a través de los cuales trabajan habilidades cognitivas y motoras, así como las relaciones sociales.

Beatriz Gómez, terapeuta ocupacional encargada de presentar a cada uno de los graduados, destacó el esfuerzo, la buena actitud y las ganas de aprender de cada uno de ellos.

La Orden Hospitalaria San Juan de Dios atiende la vejez desde sus distintos dispositivos sanitarios con el objetivo de promover su participación activa y evitar su exclusión social. La Orden apuesta por el crecimiento personal de nuestros mayores promoviendo para ello este tipo de actividades que favorecen las relaciones intergeneracionales.