El Ayuntamiento de Sevilla ha anunciado este semana que va a intensificar el control sobre la zona de ocio y los bares de copas ubicados en la calle Arfe, en el Arenal, que hay quien la conoce como la «milla de oro del gin-tonic». Como ha informado ABC Punto Radio Sevilla este jueves, los bares se han multiplicado en esta calle en los últimos meses y el Ayuntamiento ha asegurado que velará especialmente por el cumplimiento de los horarios de cierre, el consumo de bebidas en la vía pública y la emisión de ruidos. De momento, la Delegación de Medio Ambiente ya ha notificado el cierre a un bar, «El Gallo Negro», mientras que los vecinos del Arenal dicen estar viviendo una «pesadilla».

La actividad nocturna en torno a los bares de la calle Arfe ha llevado los residentes de la zona a reclamar al Ayuntamiento que cumpla una sentencia de 2001 que obliga al Consistorio a tomar medidas que eviten los efectos de la movida.

Una decada, pero el mismo problema: el ruido. Los vecinos del entorno de la calle Arfe han desempolvado una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que les costó mucho trabajo conseguir en el año 2002. En ella se condenaba la «pasividad» del Ayuntamiento, obligándolo a «tomar las medidas que impidieran el consumo de bebidas alcohólicas fuera de los establecimientos, la utilización de aparatos musicales que sobrepasaran los límites de emisión permitidos y facilitar la libre circulación de los vecinos del Arenal».

Los problemas actuales no se concentran en la calle Adriano pero sí a escasos metros, en una calle más angosta y donde «se sufre de forma más acuciada los problemas que acarrean los bares», explica el presidente de la Asociación Torre del Oro, Centro Histórico Monumental y Barrio del Arenal, Antonio Fernández, abogado en Derecho Público y Administrativo.

Los ruidos «hacen imposible el descanso de los vecinos, sobre todo de viernes a domingo», detalla Fernández en un escrito remitido al Distrito Casco Antiguo. En dicho texto hacen también referencia a la notable proliferación de bares y abacerías. «En la calle Gracia Fernández Palacios, donde antes había una fontanería, ahora hay un bar; al inicio de la calle Arfe, donde antes había una cafetería, ahora hay un bar de copas; a escasos metros, en la calle García de Vinuesa, donde antes había una camisería y corsetería, se inaugurará próximamente otro bar», enumera Fernández.

A la nómina de bares, el presidente de la asociación vecina suma otro problema: «las abacerías sirven copas y tapas que se consumen en la calle». Fernández, diccionario de la Real Academia Española en mano, explica que una abacería es «un puesto o tienda donde se venden al por menor aceite, vinagre, legumbres secas o bacalao». «No bebidas alcohólicas ni tapas», agrega.

Los problemas de la Ley Antitabaco
«La Ley Antitabaco ha hecho que la gente salga a beber a la vía pública; pero es que habría que recordarle al Ayuntamiento que existe otra ley que impide el consumo de bebidas alcohólicas en la calle», explica Fernández. «A ver quién le pone el cascabel al gato», se pregunta.

Los vecinos, que ya han trasladado su problema al Ayuntamiento, aseguran no haber recibido respuesta. «Si esto no se arregla pensamos pedir permiso a la Delegación del Gobierno para hacer un corte de la calle en García de Vinuesa en la confluencia con la calle Arfe a principios de 2013», amenaza Fernández.

De forma paralela, este abogado propone adoptar medidas que dieron buenos resultados en su último litigio con el consistorio: «contratar a un notario para que levante un acta que recoja todo lo que acontece en la calle a altas horas», explica. Por último, el presidente de la asociación no descarta llevar este asunto a los tribunales como ya hiciera en 1998.

El Ayuntamiento de Sevilla, por su parte, a través de la delegación de Medio Ambiente, ha asegurado que la zona del Arenal esta catalogada como una Zona Acústicamente Saturada (ZAS) y que se está abriendo expedientes a aquellos negocios que no cumplen con la legalidad vigente. Desde dicha delegación también se ha asegurado que la Policía Local está efectuando los controles necesarios para limitar los perjuicios a los vecinos.


Declaraciones de Antonio Fernández a ABC Punto Radio Sevilla