El evento «Navidades sin Fronteras» cierra mañana sus puertas con un balance positivo para la organización, por cuanto ha conseguido su primordial objetivo de integrar distintos aspectos de la cultura y la tradición sevillana, y muy especialmente en lo que a la vida diaria de los sevillanos durante las fiestas navideñas se refiere.

En ese sentido, cabe destacar en primer lugar la exposición, por primera vez, de las maquetas de monumentos de la ciudad de Sevilla creadas por los trasplantados de órganos que se integran en la Asociación Belén de la Solidaridad. Así, los más de 320.000 visitantes del montaje belenístico han podido disfrutar de La Pasarela, las Atarazanas, el Hospital de la Caridad, los Caños de Carmona, el Templete de la Cruz del Campo, la iglesia del Salvador y el Hospital de las Cinco Llagas.

De acuerdo con la filosofía de la organización, también se ha hecho un importante esfuerzo por sensibilizar a los visitantes del belén acerca de la importancia de la donación de órganos, por lo que se ha formado específicamente a personal propio del evento para que ofreciera información detallada sobre esta temática, llegando a entregarse más de 600 nuevas tarjetas de donantes de órganos entre los visitantes de la muestra.

Asimismo, el montaje del Belén de la Solidaridad ha perseguido la integración con los artesanos belenistas de la ciudad integrados en la asociación ACOBE, que se han encargado de la recreación de escenas de los pasajes de Nacimiento sobre las maquetas, haciendo un trabajo cuidado y de primer nivel, que ha sido reconocido asimismo por los visitantes del montaje. Merece la pena destacar la buena sintonía que ha nacido entre los belenistas y la organización de Navidades Sin Fronteras, que ha marcado las bases para la colaboración en próximos eventos.

Por Sevilla
El diseño de contenidos culturales del evento ha buscado en todo momento satisfacer los intereses de los sevillanos, verdaderos protagonistas de la Navidad en su ciudad. En ese sentido, se ha abierto una librería de temas sevillanos, en la que se han organizado firmas de libros sobre ediciones dedicadas a la historia de la ciudad, e incluso talleres infantiles sobre libros dedicados a contar la Semana Santa a los cofrades más pequeños. Los niños y sus familias también han tenido la oportunidad de expresar sus deseos para el año nuevo en el árbol de los deseos, o fotografiarse en un trineo junto a Papá Nöel y sus renos.

Sobre el escenario también estuvieron Papá Nöel, el Cartero real o incluso un astronauta y sus amigos, y sobre todo coros de campanilleros y formaciones de música clásica, como las integradas en la ONG «No es solo música», que ha obtenido una donación por parte de la organización del evento que pretende constituir un apoyo a que sigan realizando su loable actividad: llevar felicidad a través de la música a hospitales, residencias de mayores y centros de acogida.

El compromiso con la ciudad también ha trascendido los límites del propio evento, materializándose en tres apuestas concretas por parte de la organización: el patrocinio de la iluminación artística de la Estatua del Cid y de la Fuente de la Judería, mediante un convenio suscrito con el Ayuntamiento de Sevilla, el apoyo explícito a la celebración del XXV Aniversario de la Declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad del entorno histórico de la ciudad o la integración en una misión comercial de índole turística a la ciudad de Nueva York, con el propósito de incrementar el número de visitas de ciudadanos norteamericanos a Sevilla.

Ese mismo compromiso se materializa en aspectos como el de la decoración del espacio de acuerdo con criterios estéticos y ambientales, que incorporan, por ejemplo, la iluminación mediante bombillas LED o la recogida selectiva de residuos, o la implantación de medidas que han pretendido garantizar la absoluta concordia con los vecinos del entorno y los ciudadanos y visitantes en general.

Navidades del Mundo (y de aquí)
Para ultimar sus compras navideñas, los visitantes del evento en los Jardines de Cristina han podido apostar por propuestas de artesanía y gastronomía procedentes de Argentina, Brasil, Cuba, México, Estados Unidos, República Dominicana, Francia, Alemania, Portugal, Russia, Grecia, Suecia, Egipto, Marruecos o Australia que han permitido al visitante dar un paseo por la Sevilla de las tradiciones y por una Navidad sin fronteras sin abandonar el recinto.

Además, productos típicos navideños, entroncados con las tradiciones sevillanas como como dulces de convento, buñuelos, panes artesanales, chocolates, turrones e ibéricos también han tenido su espacio en las calles de este planeta navideño a escala, de la misma manera que lo tienen en las mesas de celebración de las fechas señaladas de la Navidad.

Mirando al futuro
Como conclusión última del balance, merece la pena realizar una reflexión acerca de los resultados de la que ha sido primera edición de Navidades Sin Fronteras, y que por tanto ha servido de alguna forma como laboratorio de pruebas en un espacio, el de los Jardines de Cristina, que hasta ahora era inédito para la organización de este tipo de eventos.

La mencionada reflexión interna entre los responsables de la organización apunta, de cara al futuro, a la necesidad de realizar un mayor esfuerzo de planificación en aras de conseguir un espacio de mayor confortabilidad y elegancia para los visitantes, poniendo como ejemplo a seguir para la totalidad del diseño en próximas propuestas el frontal de casetas de madera ubicado en Puerta de Jerez y concebido expresamente para la presente edición.