Aplacar el hambre de los más desfavorecidos en Sevilla puede ser a veces tan sencillo como elegir dónde comprar el regalo de Reyes. Un pequeño gesto que, repetido muchas veces, puede convertirse en alimento para 150 personas diarias. La asociación de ayuda sin ánimo de lucro Tú sí Puedes pone en marcha su sexto rastrillo solidario a favor del Comedor Social de San Juan de Dios de Sevilla, una cita que permanecerá hasta el próximo 11 de noviembre en la Sede de Cajasol, en la Plaza de San Francisco.

Complementos, tejidos, antigüedades, útiles de decoración y un sinfín de sorpresas con las que sorprender en las próximas fechas navideñas. Un doble regalo si se tiene en cuenta que de lo recaudado, una parte irá a parar a una causa benéfica. Con lo que se espera recaudar en cuatro días de mercadillo se pueden alimentar durante un mes y medio a 150 personas. En total, unas 3.000 comidas para los más necesitados que acuden cada día al comedor social de la calle Misericordia.

«Ahora más que nunca necesitamos el apoyo de los sevillanos», reclama la presidenta de la asociación, Cristina García. «No abrimos los fines de semana porque no damos abasto», lamenta.

La asociación colabora en la manutención, comida, aseo, ropa, asistencia socio-laboral, talleres de formación laboral, así como en el desarrollo de actividades didácticas-lúdicas orientadas hacia los hijos menores dependientes de las familias afectadas. Para ello cuentan con el apoyo de un equipo de voluntarios entre los que se encuentran abogados, psicólogos o amas de casa.

«Que no sabes dónde colocar el último jarrón que te han regalado, nosotros te lo recogemos; el traje de flamenca se te ha quedado pequeño, también lo recogemos; ese regalo de boda que te estorba lo pongas donde lo pongas… todo lo puedes llevar al comedor de la calle Misericordia, allí será bienvenido», asegura con humor Cristina. Gracias a estas aportaciones, la asociación consigue organizar uno de los 30 puestos que componen el mercadillo.

Muy buen ambiente
Primeros compases del mes de noviembre y en el rastrillo ya se ven los primeros lunares. La feria de abril está en el pensamiento de los Reyes Magos de cara a su visita del mes de enero. «Muchas cartas de las que se escriben, salen de aquí», explica Rocío Esquivias, propietaria de El Baúl de Mariquilla. Ella, junto a la diseñadora Rocío Olmedo, lleva seis ediciones de rastrillo de Tú sí puedes.

Lo tienen claro. «Con independencia de que se pueda conseguir vender más o menos, siempre está bien colaborar con una buena causa y, además, promocionar tu trabajo en un buen escaparate», asegura Rocío. «Siempre es rentable, antes más que ahora, claro», confiesa. Sus especialidades son los trajes de flamenca y los complementos vintage. «De nuestro puesto se puede salir vestida para la feria», afirma Olmedo.

Pero si hay un puesto que ha llamado la atención en esta edición ese es el de la Real Fábrica Española. Un espacio que aúna en apenas unos pocos metros cuadrados una tienda y un museo. Los recuerdos de los curiosos afloran cuando se topan con el chocolate Amatller, con los polvos Maderas de Oriente, con Floïd, la «fragancia del macho ibérico» o con el abrillantador el cabello Ryellis, uno de sus productos estrella.

Es la primera vez que esta empresa, una iniciativa de la sevillana Rocío Muñoz, vende sus productos en contacto directo con sus clientes. Internet es su tienda. A la espera de que abra una sede en Madrid, el rastrillo de Tú sí puedes es la única oportunidad de ver y tocar sus productos.

«Los turistas se quedan asombrados, les encantan», explica Rocío. «Y los más mayores se remontan a su infancia al toparse con productos que pertenecieron a su día a día pero que ya han desaparecido de muchas estanterías de las tiendas», recuerda.

Evocar momentos pasados o mirar al futuro más inmediato resolviendo los regalos de navidad es posible en el rastrillo de Tú sí puedes. Una cita obligada con la solidaridad en Sevilla, que espera a sus visitantes en la sede de Cajasol, en la plaza de San Francisco desde el jueves hasta el domingo en horario de 10:00 de la mañana a 21.00 horas (el domingo se cierra a las 19.00 horas).