El 2 de febrero de 1954 y el 19 de diciembre de 2012 tienen algo en común. En ambos días los sevillanos pudieron ver cómo caía nieve sobre sus cabezas. La primera vez fueron copos reales y en la tarde de este miércoles en la plaza de la Encarnación, artificiales. La ilusión de los más pequeños al sentir la nevada, la misma.

Un cañón de nieve ha generado en los sevillanos una sensación poco habitual en la ciudad. Las gafas se empañaban, el rostro se humedecía y los niños miraban al cielo con las palmas hacia arriba. Es una de las actividades de las muchas organizadas por el Ayuntamiento de Sevilla para «hacer de la Navidad una fiesta familiar», explica la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro.

La nieve, que apenas dio de sí, cautivó a los presentes que presenciaban otro espectáculo, un belén viviente. Las Setas de la Encarnación se convirtieron así en un inmenso pesebre bajo el que José y una embarazada María aguardaban el momento de alumbrar al Niño Dios. Junto a ellos, pasta una mula, centro de las atónitas miradas de los pequeños que no lograban entender tan atípico acontecimiento.

La plaza de la Encarnación también acoge el mercadillo navideño, en el que se puede encontrar desde artesanía hasta productos gastronómicos. Complementos, bisutería, decoración y juguetes son algunos de los productos hechos a mano que el visitante puede adquirir en los diversos puestos que se han instalado en este punto de la ciudad.

Este año no están los camellos, «que se han trasladado a la Alameda de Hércules», detalla Navarro. «Hemos tratado de dar a este enclave un ambiente familiar», asegura la delegada. El distrito Casco Antiguo concentra la mayoría de las actividades puestas en marcha por el Ayuntamiento para generar un mayor tránsito de visitantes. Desde el mercadillo de La Encarnación, al mapping de la plaza de San Francisco o el mercado de artesanía de la Plaza Nueva. Además del innovador alumbrado que estrenan las céntricas calles Tetuán y Sierpes.

A esta lista de actividades hay que sumar el villancico récord que se entonará este domingo 23 de diciembre en el que se prevee que 6.000 sevillanos entonen junto al cantante Hugo Salazar la canción «Oh, Blanca Navidad». De conseguirse, sería un hito en toda Europa.