Vecinos de la calle Jesús del Gran Poder, en su confluencia con Conde de Barajas, se quejaron del mal olor a causa de las obras que se efectúan desde agosto para la mejora de la red de saneamiento y que dejaron este martes a cielo descubierto aguas residuales estancadas.

Fuentes municipales explicaron que «es totalmente normal que haya una zanja abierta de aguas residuales cuando se está haciendo una obra de saneamiento puesto que se están cambiando los tubos que están dando servicio». No obstante, aclararon que «bien es verdad que esas zanjas no suelen ser tan grandes, son más pequeñas y este martes hubo una circunstancia especial puesto que se encontraron una complejidad en el paso bajo unos servicios que les obligó a cambiar el tipo de tubería por PVC, y este tipo de tubería tiene tramos de seis metros, de ahí que esta zanja sea más grande de lo normal». Por ello, operarios del Ayuntamiento se han puesto en marcha y la zanja quedará cerrada este mismo miércoles.

El Distrito Casco Antiguo ha abierto una nueva fase de obras en la zona histórica de la ciudad, tras la conclusión de la fase de trabajos en calles como Viriato, Goles o la Campana. En esta ocasión, Jesús del Gran Poder, Placentines, Santa Clara y Guadalquivir son las calles elegidas para un nuevo zafarrancho de obras que tienen por objeto la renovación de las redes de aguas así como la reurbanización de las vías. Trabajos que finalizarán en un plazo de cinco a nueve meses, en función de la travesía, y que ascienden a un total de 1.108.403,75 euros. Concretamente, en Jesús del Gran Poder, las obras finalizarán en el mes de enero.