La concejal de Participa Sevilla en el Ayuntamiento hispalense Cristina Honorato ha reclamado este lunes al Gobierno municipal socialista «soluciones» para el anciano desalojado de la calle Macasta, más allá del «mes y medio» que podrá habitar el centro municipal de acogida de la calle Miguel de Mañara.

El Juzgado de Primera Instancia número 22 de Sevilla, ha consumado este lunes, finalmente, el desalojo de Juan Bautista, el anciano de casi 80 años de edad que residía en una vivienda del número tres de la calle Macasta y que había sido denunciado por impago de sus rentas de alquiler.

Tanto él como su compañero Valentín, con quien compartía la vivienda, están siendo realojados provisionalmente en el centro municipal de acogida de la calle Miguel de Mañara, tras ser movilizados la Unidad Municipal de Intervención en Emergencias Sociales (Umies) y los servicios sociales.

La concejal Cristina Honorato, de Participa Sevilla, se ha desplazado hasta la calle Macasta con motivo de este desalojo y ha recordado que el juzgado ha consumado la expulsión de Juan Bautista y su compañero Valentín de la vivienda de la calle Macasta, después de la suspensión de dos órdenes de desalojo los pasados días 23 de septiembre y 9 de octubre. Juan Bautista, según Cristina Honorato, está «destrozado» y aunque ha aceptado «llevarse sus cosas a la residencia de la calle Miguel de Mañara», lo cierto es que «tenerle allí un mes y medio no es la solución».

Y es que Cristina Honorato ha avisado de que el anciano sólo podrá permanecer «durante un mes y medio» en el centro municipal de acogida de la calle Miguel de Mañara, toda vez que las autoridades estarían negociando la posibilidad de adjudicarle una plaza en una residencia concertada con la Junta de Andalucía, dada su situación de riesgo de exclusión social.

Cristina Honorato, en ese sentido, ha expuesto que Participa se ha involucrado en averiguar «qué podemos hacer» para solucionar la situación de Juan Bautista, insistiendo en que necesita una «solución» más allá del mes y medio que según expone podrá permanecer en el centro de acogida municipal de la calle Miguel de Mañara.

IU dice que faltan protocolos

Por su parte, el portavoz de IU-CA en el Ayuntamiento de Sevilla, Daniel González Rojas, ha lamentado este lunes el desalojo ante la falta de «protocolos» y «coordinación» en el Ayuntamiento para actuar ante estos casos.

Daniel González Rojas ha expuesto que desalojos como el acontecido este lunes prueban que «no existe la oficina antidesahucios que el alcalde y el concejal anunciaron», ni tampoco funciona ningún «protocolo» específico en la materia con las unidades de trabajo social (UTS).

Además, ha quedado de relieve, a su juicio, que «falta coordinación» entre el Ayuntamiento y los juzgados, pues a su juicio ambas instancias deberían contar con «un protocolo de colaboración» para que el Ayuntamiento contase con un «calendario» con los lanzamientos señalados en la ciudad, al objeto de conocerlos de antemano y poder «actuar» ante casa situación.

Así, ha opinado que el Gobierno municipal socialista «ha hecho bastante poco» en materia de lucha contra los desahucios y desalojos, y que es hora de que «se ponga manos a la obra». En ese sentido, ha recordado que IU-CA ha pedido un pleno monográfico en materia de vivienda y ha pedido una «oficina» de lucha contra los desahucios con «espacio físico y presupuesto», recuperando el «espíritu» de la antigua y desaparecida Oficina de Atención a Inquilinos en Situación de Abuso (Otainsa).