El juzgado de primera instancia 22 de Sevilla ha ejecutado hoy la orden de desalojo de una vivienda ocupada desde hace veinte años por un hombre de 80, cuyo desahucio se había paralizado en dos ocasiones anteriores, por negarse a pagar las rentas al dueño del piso.

El desahucio se ha realizado esta mañana «sin previo aviso al inquilino» y después de que la Policía estableciera un dispositivo en la calle Macasta de Sevilla para sacar las pertenencias del anciano, según ha informado la concejal Cristina Honorato, de Participa Sevilla.

En las dos ocasiones anteriores, la última de ellas en septiembre, se logró paralizar el desahucio por la presión ejercida por distintas plataformas contrarias a esta práctica, ha indicado la concejal, que ha lamentado el hecho de que este caso no se abordara en una mesa de diálogo con distintos responsables municipales.

El anciano ha sido desahuciado después de la denuncia presentada por el dueño del inmueble por impago de las rentas, lo que, según la concejal, se produjo porque el propietario le «engañó» diciéndole que no hacía falta que pagara hasta que comenzaran las obras de reparación del inmueble, que era una «infravivienda», ha subrayado.

Foto: J. M. Serrano

Sin embargo, el dueño presentó una denuncia en el juzgado y el anciano «solo se enteró de la decisión judicial cuando estaba acordado el desahucio», ha asegurado la concejal.

El inquilino ha sido conducido a una residencia de mayores por un periodo de dos meses, una solución que la concejal no considera definitiva.

En esta ocasión, el Ayuntamiento de Sevilla no activó el protocolo antidesahucios, como sí hizo el pasado mes de septiembre.