El delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, junto al director y subdirectora del distrito, acudieron el Viernes de Dolores a la parroquia del Buen Pastor de donde salía la Hermandad de Padre Pío. La hermandad pidió un receso de cuarenta y cinco minutos para salir, porque no había seguridad de que no lloviera. Pero al fin, la junta de gobierno decidió salir y afortunadamente la lluvia no hizo acto de presencia. Ofrecieron al delegado una vara para que los acompañara, así que José Miguel Luque, realizó la salida con ellos así como gran parte de su recorrido.

La puerta de la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz abrió el Viernes Dolores sus puertas y con los compases de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Carmen con su uniforme de gala, dio inicio la estación de penitencia de la Hermandad de Padre Pío a la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro del Águila.

Este año se estrenaba la nueva cruz parroquial que iniciaba el cortejo de la Virgen, Madre de la Divina Gracia, los ciriales de ambos pasos, así como también los faroles de entrevarales.

La cuadrilla de costaleros de ambos pasos hicieron un espectacular trabajo de salida del templo parroquial comandados por Federico González Martel y sus auxiliares. La Hermandad de Padre Pío, hizo grande al Distrito con su demostración de fe y humildad.