El Colegio Safa Blanca Paloma, situado en la calle Jilguero de la Barriada Los Pajaritos del Distrito Cerro-Amate, ha dado comienzo el curso escolar luchando por aquellos alumnos para los que es difícil realizar sus estudios por los problemas de exclusión social que viven en sus familias.

Así, se ha unido al movimiento denominado «La silla roja», que lucha por la desigualdad a nivel escolar, entendiendo que la educación sigue siendo la herramienta más poderosa para combatirla, teniendo en cuenta el derecho a ser diferentes y promoviendo una educación inclusiva que contribuya a un modelo social más equitativo y justo.

En el Colegio Blanca Paloma de la Sagrada Familia (SAFA), tienen en este curso escolar un total de 570 alumnos entre Infantil, Primaria, Secundaria y PCPI, no siendo tarea fácil llevar la labor docente en un centro donde hay alumnos de nueve nacionalidades distintas, llevando desde la dirección y profesorado del colegio un contacto directo con los padres para evitar el absentismo escolar, deseando bajar el número de trece casos que tuvieron en el pasado curso escolar.

La situación de los alumnos de este colegio, no se puede equipar con los de otros centros ya que en muchos casos los menores no cuentan con las condiciones económicas y de espacio en sus casas para estudiar, lo cual influye en los alumnos. De sesenta niños que concluyen la Educación Primaria, solo veinte de ellos siguen estudiando.