El taller de bordados de oro de Francisco Carrera Iglesias ha sido el primero en obtener el galardón de Calidad Turística, ya que antes ningún taller de bordados en oro de Sevilla lo había conseguido.

El propio alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, le entregó este distintivo de calidad turista que otorga la Secretaría de Estado de Turismo.

El taller de bordados de Francisco Carrera Iglesias ha pasado por diferentes lugares, como el antiguo taller de la calle Afán de Ribera, donde tuvo sus orígenes, de ahí a Sagasta, de ésta a Francos, hasta la actualidad que se sitúa en San Isidoro número 11. El Cardenal Arzobispo de Sevilla bendijo estas instalaciones el 6 de noviembre de 2007.

Entre bastidores, retales de tela salpicados sobre el suelo, dibujos y relieves de hilo dorado, Francisco Carrera Iglesias, o «Paquili», sobrenombre por el que se lo conoce en el círculo cofrade explica: «En este taller todo se realiza de forma artesanal, aquí no hay lugar para la mano ruda y tampoco para las máquinas».

La particularidad de este taller radica en sus diseños y en la técnica de ejecución de sus trabajos. Para Paquili éste es un oficio muy vocacional.