La Peña Cultural Los Puertos ha acogido una mesa redonda en la que se ha analizado el crecimiento de la ciudad de Sevilla y la conformación de los barrios, poniendo énfasis en el nacimiento de Rochelambert, ya que el evento se enmarca en el XX aniversario de la asociación de vecinos Al-Quivir.

La mesa ha estado moderada por el periodista Diego Suárez, quien ha estado acompañado por el presidente de la Fundación Cruzcampo, Julio Cuesta; el historiador Antonio Zoido; el abogado Joaquín Moeckel y el periodista Antonio Morente. Uno a uno, los invitados han analizado el desarrollo urbanístico y la idiosincrasia de Rochelambert, señalando que «pese a ser un barrio, también es Sevilla» y coincidiendo en destacar las particularidades «de un movimiento vecinal que ha sido capaz de vertebrarlo».

Durante su intervención, Julio Cuesta ha señalado que «hay pocos barrios que surgen como crecimiento de la propia ciudad» y en el siglo XX, después de El Cerro del Águila, «Rochelambert es el primer ejemplo». A este respecto, el empresario ha destacado que «Rochelambert no surge como una barriada aislada, sino que es una extensión de la propia Sevilla». Así, ha añadido que «no hay más que darse un paseíto por sus calles para darse cuenta de que puede uno estar andando alrededor de Santa Cecilia, de San Jacinto, de los extremos de la calle Castilla o de San Bernardo; y eso es muy bonito porque nos hace sentir a todos que pertenecemos a la misma ciudad».

El historiador Antonio Zoido se ha centrado en la evolución de la capital hispalense y en su desarrollo para unir los barrios con el centro de la ciudad, hablando de grandes avances propiciados por la Exposición Iberoamericana de 1929, por la última gran riada de Sevilla en los años 60, por la Exposición Universal de 1992 y, finalmente, por el año 2010, cuando llegó la peatonalización, la entrada en servicio del Metro y los carriles-bici. Con todo eso, «Rochelambert ya se ha configurado como un barrio más de Sevilla, absolutamente integrado, que participa de la misma idiosincrasia que cualquier otro más cercano al centro de la ciudad», ha subrayado.

Por su parte, Joaquín Moeckel ha destacado en su discurso que «nunca me ha gustado que se hable de las dos Sevillas, pues yo soy sevillano viva en el barrio que viva» y ha defendido que «cada zona tiene su forma de ser y de sentir». Respecto a la evolución de la capital ha declarado que «Sevilla es una ciudad con alma y no creo que porque se mantenga su esencia se impida que la ciudad crezca». Respecto a Rochelambert, ha señalado que «ha sido capaz de acoplarse e incrustarse en la ciudad» y ha subrayado que su movimiento vecinal «debería exportarse no sólo a otros barrios de Sevilla, sino de España entera».

Por último, el periodista Antonio Morente ha resaltado que «Rochelambert ha conseguido ser autosuficiente aún siendo ciudad» y ha recalcado que «es como una pequeña ciudad -con su comisaría, su centro de salud, sus colegios, etc.- que forma parte de otra gran urbe como es Sevilla». Además, Morente ha calificado a Rochelambert como un barrio «orgulloso de sí mismo y que sabe defenderse como nadie», y ha recordado las protestas que protagonizaron los vecinos a raíz de la visión peyorativa que se dio del barrio en un conocido programa de televisión.

Tras las intervenciones, se ha abierto un debate en el que han participado muchos de los miembros de la asociación vecinal y otros residentes. El evento ha contado con la asistencia del delegado del distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque; del director, José Lugo y de la subdirectora, María José Gil.