El taller para la Recuperación de la Memoria Histórica del Centro de Educación de Adultos Manolo Reyes ha terminado ya el segundo libro que recoge relatos e historias de vida de los propios alumnos matriculados en el centro educativo.

Actualmente, «se están corrigiendo las pruebas de imprenta, por lo que el siguiente paso es la búsqueda de patrocinadores que nos ayuden a editar esta obra, que se centra a partir de los años 60, abarcando el periodo de la emigración, la transición y todo el movimiento de las luchas obreras que surgieron en el entorno de la fábrica textil Hytasa», declara el director del centro, José María López.

La obra es la continuación de un libro anterior publicado en 2007 bajo el título «El olvido está lleno de memoria», que incluye recuerdos y vivencias de diez vecinos del distrito Cerro-Amate de etapas como la Guerra Civil y la represión franquista posterior. Se trata de retales de historia extraídos de entrevistas audiovisuales grabadas por los alumnos del taller, quienes también elaboraron un archivo fotográfico y un documental a través de las aportaciones de los participantes.

«Creemos que no se ha reflexionado suficientemente sobre las posibilidades educativas que tenía la llamada recuperación de la Memoria Histórica», declara el director, quien añade que «una primera entrevista grabada en vídeo de María, alumna del centro, a la que conocíamos por ser víctima de la Guerra Civil, abrieron nuevas perspectivas y nuevas posibilidades».

Y es que el libro rescata episodios tan duros como que «con cinco años había quedado huérfana, pues su padre fue asesinado por los franquistas a los pocos días del levantamiento». Por ello, «para ella fue una pequeña liberación poder expresar públicamente lo que durante años había tenido que callar. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que estos relatos suponen también una acción terapéutica», subraya López.

El objetivo del taller no es otro que el difundir el punto de vista de la gente de los barrios y del pueblo, pues «pensamos que sería justo que la sociedad reconociera a estas personas que tuvieron que luchar por unos derechos que les fueron arrebatados por la fuerza y tuvieron que someterse al sistema de obediencia por el miedo a perder sus vidas y las de sus familias».

Los relatos que las personas cuentan y que recoge el libro son «la vida de nuestra sociedad», por ello, «los centros de educación de adultos se convierten en una herramienta eficaz en este amplio movimiento que ha surgido contra el olvido y por la dignidad de nuestro pasado», concluye el director.