Conjugan tres disciplinas que hacen aún más complicada la escenificación de cada obra. La Asociación de Teatro Musical de Sevilla pone en escena interpretación, danza y música con el objetivo de dar difusón a este género «poco convencional». En el año 2004 se consitituyeron como un grupo de teatro, pero no fue hasta el año 2008 cuando fundaron oficialmente la asociación. Hoy día, casi un total de 20 personas entre actores, bailarines y cantantes apuestan por la difusión del teatro musical.

Cada semana, ensayan en el centro cívico del Cerro del Águila. «Es complicado, encontrar los medios técnicos suficientes o un espacio escénico, pero poco a poco vamos intentado hacer acopio del material necesario para un musical. Es un género que tiende más al espectáculo, a la mezcla de esas tres disciplinas, con lo cual, en ese sentido, tiene un plus de atractivo sobre un espectáculo convencional», explica Nono Gándara, presidente de la Asociación de Teatro Musical de Sevilla y director de escena.

Aunque no «viven» del teatro, sí que «actúan» como auténticos profesionales. «Yo soy arquitecto y escenógrafo, hay estudiantes, dentistas, ingenieros, y también quienes se dedican al ámbito de la canción o de la danza profesionalmente. Esto es una pasión y lo vivimos como si fuera nuestra profesión», apunta Gándara. Y así lo han demostrado en numerosas representaciones. Han participado en certámenes, circuitos de teatro aficionado, han actuado en «La carpa espacio artístico», han organizado el I Certamen Andaluz de Teatro Musical Amateur, y han sido seleccionados una vez más para el V Certamen de Teatro Villa de Olvera que tendrá lugar el próximo mes de abril. «Ahora estamos preparando también un musical del que aún no podemos desvelar nada, sólo que es una adaptación de un musical que ya existe», afirma el director de escena.

De momento, se financian con lo recaudado en taquillas si promueven una función o lo que reciben tras participar en algún que otro circuito de teatro o certamen. «Si fuera con ánimo de lucro sería inviable, somos un grupo amateur». Aún así, sobrepasan la crisis y pueden afrontar el montaje de un nuevo musical. «Estamos en una mejora permanente, queremos alcanzar mayor nivel, cada vez los montajes son más complejos, estamos en constante evolución y no queremos estancarnos», sostiene Gándara. Al ritmo de la música, lo están consiguiendo, poniendo sobre las tablas las tres disciplinas que les reportan una triple satisfacción.