El portavoz municipal de Izquierda Unida (IU) en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha mostrado su apoyo a las movilizaciones que la Junta Rectora del Centro Deportivo La Ranilla afronta estos días para evitar su inminente privatización. El concejal de IU visitó ayer noche el encierro que miembros de este organismo colegiado, junto a trabajadores del IMD y usuarios de la zona, llevaron a cabo dentro de esta instalación, con el propósito de «darles ánimos y de trasladarles el respaldo total de nuestra fuerza política a la lucha que tan dignamente están protagonizando en defensa del deporte base de nuestra ciudad».

Torrijos ha compartido su preocupación con la asociación de vecinos Barrio Unido y la Coordinadora de Entidades Vecinales de San José de Palmete y de la Doctora Este ante la «incertidumbre» que a partir de ahora se cierne sobre «los centenares de niños y chavales, con escasos recursos económicos, que venían practicando deporte en este centro y que ya no sabemos si podrán seguir haciéndolo en el futuro».

Según Torrijos, el caso de La Ranilla «nos demuestra que el proceso emprendido por el PP para privatizar gradualmente todos los equipamientos deportivos municipales de la capital traerá consecuencias muy negativas para la mayoría de la población». Y es que son muchos los clubes y entidades sin ánimo de lucro que próximamente tendrán que abandonar la labor socioeducativa que hasta ahora desempeñaban, ante la imposibilidad de competir con las empresas que opten a gestionar estos centros.

«Por muy bonito que pinte la delegada de Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, las privatizaciones que ha puesto en marcha, las cuentas no le salen a bastantes juntas rectoras», ha indicado Torrijos, quien asegura que «el modelo mercantilista del PP terminará expulsando a numerosos usuarios de las instalaciones municipales, como ya ocurrió anteriormente con las escuelas deportivas«. «Eso los vecinos de Palmete lo saben; de ahí que se organicen y movilicen para salvaguardar un recurso socio-educativo fundamental del barrio y que, por culpa de Zoido, corre serio peligro de desaparecer».

En este sentido, Torrijos ha lamentado que la «fiebre privatizadora» del PP, lejos de aplacarse ante el amplio rechazo ciudadano que suscita, se intensifique y se extienda incluso a los rocódromos de la capital hispalense. «Nos parece increíble que ni estas infraestructuras se vayan a salvar de la brutal ofensiva desatada por el IMD para entregar al sector privado hasta la última de las instalaciones deportivas sevillanas».

Así se ha referido Torrijos al procedimiento negociado sin publicidad que el PP ha aprobado este jueves en el consejo de gobierno del IMD, con el voto en contra de IU, para sacar al mercado la gestión de los rocódromos de San Pablo e IFNI. Para el concejal de la federación de izquierdas, esta decisión constituye una prueba más de la «tremenda involución» que el deporte de base sevillano está sufriendo con Zoido al frente de la Alcaldía hispalense.

«A este paso, no van a dejar ni un instalación pública sin tocar», ha denunciado Torrijos, quien recuerda que ambos equipamientos fueron construidos por el IMD durante el mandato pasado, cuando IU dirigía este organismo municipal. «Hicimos una apuesta importante por atender una demanda deportiva que nunca antes había sido abordada por el Ayuntamiento y que practican cientos de sevillanos. Y ahora el PP pone estos rocódromos en manos privadas para que empresas se lucren con ellos», ha criticado.

Por todo ello, para Torrijos, resulta inaceptable que precisamente ahora, cuando este tipo de infraestructuras se encuentran en sus mejores condiciones, el PP se empeñe en convertirlas en un negocio privado destinado a empresas que no han hecho nada por el deporte de base en la ciudad y que «sólo se preocuparán por sacarle a estas concesiones administrativas un beneficio económico a costa de sus usuarios».