El espíritu de «Bruce Lee» resurge en el barrio de Santa Aurelia de la mano del «club Noss Luta», con el objetivode buscar un hueco en Sevilla a las artes marciales mixtas modernas como es el caso de brasilian jiujitsu. Se trata de un arte marcial que combina técnicas del judo y del del jiujitsu japonés con llaves y luxaciones empleadas en la defensa personal, que se imparte en el centro deportivo Santa Aurelia.

Detrás de esta actividad se encuentra un vecino del barrio: Adolfo Adán Vázquez Rivero, monitor de artes marciales, deportista de élite con un importante palmarés y policía nacional especializado en defensa personal y salvamento.

«Todo empezó siendo muy pequeño. Con ocho años veía muchas películas de Bruce Lee y ya me encantaban las artes marciales. Mi madre no quería apuntarme a dar clases, así que un día me escape y me fui al colegio que había enfrente y me metí en un aula de taekwondo», recuerda.

Aquella clase fue el comienzo de una importante trayectoria deportiva que lo llevaron a convertirse en el primer andaluz de la historia en ganar la VII Copa de Su Majestad el Rey de Taekwondo, en el año 2000. Tras esa victoria llegaron otras muchas. Así, Adán se proclamó campeón en el Open de Alemania Dachau (2000); campeón de España Universitario (2001); subcampeón de España Universitario (2002, 2003, 2004 y 2005); bronce en la Copa de Su Majestad el Rey de Taekwondo (2002) y tercero en el Open Internacional en Corea del Sur (2002).

«Siempre he sido una persona muy disciplinada y ante cualquier problema me he refugiado en el deporte. Entrenaba muchas horas, pero nunca abandoné mis estudios. De hecho, conseguí sacarme la carrera de Educación Física y tengo un Grado Superior en Nutrición y Dietética», afirma.

A los 25 años dejó de competir a nivel profesional en Taekwondo y en la actualidad combina su trabajo de policía nacional con la enseñanza de un arte marcial brasileño, el brasilian jiujitsu, modalidad en la que es cinturón azul. A lo largo de los tres últimos años, Adán Vázquez ha competido en esta disciplina, siendo campeón de la Copa Hemo Hold (86 kg.) en Benacazón; subcampeón Open Mediterráneo en Málaga (2009); o subcampeón en la I Copa de Sevilla en la modalidad de Brasilian Jiujitsu Gi (2011), entre otras medallas.

Ha cumplido ya muchos sueños, pero asegura que le gustaría mucho que «en Sevilla hubiera un equipo fuerte de brasilian jiujitsu», y que las modalidades deportivas «minoritarias» tengan «el mismo reconocimiento que el fútbol, el baloncesto o el tenis, pues el sacrificio es el mismo a nivel físico pero los apoyos y ayudas están a años luz», manifiesta.

Junto a los miembros de su club lucha por abrirse camino en esta disciplina. Su próximo reto será el 19 de enero, en el campeonato de Andalucía que se disputará en el Pabellon Amate.