Ingrata sorpresa la que se llevaron los vecinos de Amate que quisieron jugar al pádel ayer. Y los usuarios que quisieron probar suerte antes de ayer. Las pistas del Centro Deportivo Amate, ubicado en la Avenida de la Revoltosa, permanecen cerradas desde el 24 de octubre, y así seguirán hasta el próximo día 5 de noviembre.

Mal menor si tenemos en cuenta los motivos de dicho cierre, y es que El Instituto Municipal de Deportes, (IMD) va a realizar diversas actuaciones para la mejora de las instalaciones dedicadas a este deporte. El pabellón polideportivo, que cuenta con un total de cuatro pistas de pádel, se moderniza y mejora de este modo, toda vez que repondrán el césped artificial de las mencionadas pistas.

En concreto, el viejo césped artificial de fibra fibrilada que presentaban las canchas va a ser sustituido por un nuevo cubresuelos de fibra monofilamento de polietileno, de doce milímetros de longitud, apto para instalación en pistas exteriores. Desde el IMD, han asegurado que el nuevo césped artificial tiene «una mayor resistencia y durabilidad».

Cambian las características y cualidades, pero se mantiene el color azul de las pistas. Así las cosas, la espera trae consigo ventajas para los jugadores de este centro de deportes. Mayor durabilidad del nuevo material, comodidad, el monofilamento reduce la posibilidad de resbalones y caídas, y baja tendencia al apelmazamiento dado el efecto de memoria de recuperación de la fibra tipo monofilamento frente a la fribilada.

Además de las ya aludidas pistas de pádel, el Centro Deportivo Amate es una completa instalación que cuenta con un pabellón polideportivo cubierto, un campo de béisbol -cuyo césped también es artificial- un campo de fútbol siete, una sala de artes marciales, una pista de skate y monopatines, un circuito de automodelismo, y una sala multiuso a disposición de los usuarios.