Desde Conservación de la Gerencia Municipal de Urbanismo se han hecho eco de la petición realizada por parte de la Delegación del Distrito Cerro-Amate llevando a cabo una actuación en la Barriada de Rochelambert.

Concretamente, se trata del arreglo de dos socavones en la calle Puerto del Suspiro a poca distancia uno del otro y que principalmente uno de ellos «era muy peligroso para los viandantes ya que se encontraba situado justo a la entrada de un supermercado de esta barriada, con el consecuente paso a diario de los vecinos que allí realizan sus compras», apuntan fuentes municipales.

Una vez finalizados los trabajos el acerado de esta calle «ha vuelto a quedar en perfectas condiciones».