El picudo rojo está causando estragos en las palmeras del distrito Cerro Amate y para evitar que continúen «poniéndose las botas» alimentándose de sus hojas y troncos.  Por ello, desde el Ayuntamiento de Sevilla se está llevando a cabo una gran labor de tratamiento contra el picudo rojo en las palmeras en la barriada Juan XXIII.

Lo primero que se ha realizado es el inventario de palmeras y acto seguido se ha procedido a limpiar y poner en tratamiento todas las que se encuentran infectadas, puesto que cabe la posibilidad de que se recuperen de los efectos provocados por este parásito.

Este escarabajo se sube a las palmeras y ponen sus larvas en ella. Viven y se alimentan de la palmera dejándola completamente seca por dentro ya que se comen su interior. Todo ello acompañado de la caída de ramas con el consiguiente peligro así como también la caída del propio tronco de la palmera.

Este tipo de tratamientos de tala son muy costosos y exigen de una grúa que vaya cortando por trozos su tronco, tras el cual son retiradas todas las partes de la misma.