Las juntas municipales de los distritos Cerro-Amate y Norte de Sevilla han aprobado en sus respectivos plenos de esta semana una moción presentada por Izquierda Unida en la que se insta al Gobierno local a seguir negociando con el comité de empresa de Lipasam en aras de alcanzar un acuerdo que ponga fin, cuanto antes, a una huelga de basuras que dura ya 11 días de paro y acumula más 7.000 toneladas de residuos en las calles y plazas de la ciudad.

La iniciativa de IU salió adelante este miércoles en Cerro-Amate por una amplia mayoría de 14 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones, mientras que el jueves, en Norte, recibió el respaldo de 11 síes frente a 4 noes y una abstención. En el primero de los plenos estuvo presente la concejal de esta fuerza política, Josefa Medrano, mientras que al segundo asistió su portavoz municipal, Antonio Rodrigo Torrijos. Ambos intervinieron, además, en el debate de este punto, en el que reprocharon al Gobierno de Zoido su «escasa predisposición a solucionar este problema», lamentando que haya tardado «hasta ocho días en sentarse a negociar con los representantes de los trabajadores».

Torrijos ha valorado positivamente el apoyo ciudadano a esta moción que, según ha explicado, era muy similar a la que Izquierda Unida ya elevó al último Pleno del Ayuntamiento donde, sin embargo, «fue tumbada por el rodillo de la mayoría absoluta del PP», según ha señalado el portavoz en un comunicado. «Hemos constatado que los vecinos de estos distritos no están por la labor de criminalizar a los trabajadores de Lipasam, como ha venido haciendo irresponsablemente el Gobierno municipal, y que, por el contrario, se muestran partidarios de resolver este conflicto laboral por la vía del diálogo y del consenso», ha aseverado al respecto.

Así las cosas, en la mencionada moción de IU se criticaba la «campaña de demonización emprendida por el PP contra la plantilla», ya que dicha estrategia, a juicio de esta fuerza política, «sólo ha servido para alejar aún más las posturas de unos y otros, dificultando, en última instancia, la posibilidad de un entendimiento que hubiese acabado con este paro hace ya bastantes días».

Igualmente, la propuesta de Izquierda Unida, aprobada en los plenos de los Distritos Cerro-Amate y Norte, «reconocía la legitimidad de las protestas de este colectivo así como el derecho constitucional de sus miembros a recurrir a la huelga con el objetivo de impedir el empeoramiento de sus condiciones de trabajo derivado de la aplicación de nuevos recortes salariales y laborales», según se indica en la nota..

En cualquier caso, Torrijos ha expresado su esperanza de que el conflicto concluya cuanto antes como consecuencia de un acuerdo definitivo entre plantilla, comité y dirección de Lipasam que «preserve el interés general de la ciudad y atienda las reivindicaciones de la plantilla».