El distrito Cerro-Amate sigue luchando contra los excrementos caninos en la vía pública. El delegado del distrito, José Miguel Luque, está realizando visitas de inspección junto con el gerente de Lipasam por las distintas barriadas para conocer de primera mano los problemas de los vecinos y en concreto intentar atajar el problema de los excrementos caninos que provocan suciedad e incomodan a todos los vecinos.

En concreto, en la barriada de Contadores se han instalado un total de cinco nuevas placas donde se explica que los propietarios de perros deben retirar y recoger los excrementos de la calle, siempre en una bolsa cerrada y depositada en una papelera o contenedor.

Todos los vecinos que quieran, pueden pasarse por la sede del distrito, situada en la avenida San Juan de la Cruz esquina avenida Juan XXIII, para recoger de forma gratuita las bolsas de recogida de excrementos, así como las pinzas para tal efecto.