Las dos manzanas de viviendas que estaban situadas entre las calles Gavilán, Tordo y Estornino, en el barrio de Los Pajaritos, ya son historia. Urbanismo ha concluido la demolición total de estos bloques y ha preparado el solar para que puedan empezar a construirse los nuevos en el menor plazo de tiempo posible.[/box_dark]

La demolición comenzó el pasado 18 de agosto y tenían de plazo un mes y medio, pero se han agilizado los trabajos y la zona está completamente expedita y sin rastro de los antiguos bloques. La decisión de Urbanismo de empezar precisamente por esta manzana se debe a que era los edificios que se encontraban en peores condiciones. En concreto, las viviendas que se han demolido son las correspondientes a las calles Gavilán 27, 29 y 31; Tordo 25, 27, 28, 29, 30 y 32, y Estornino 34, 36 y 38.  Una demolición que ha costado 237.000 euros.

Los vecinos de estas viviendas ya han sido realojados por el Ayuntamiento en diferentes edificios, donde se prevé que vivan durante los cuatro próximos años. En total, 93 familias han salido de estas antiguas viviendas para realojarse de manera temporal mientras se construyen los nuevos bloques. Están rehubicados en un edificio puente de la Avenida de Andalucía (donde viven 66 familias), en dos viviendas de Aeropuerto Viejo, en 9 de Torreblanca y en 16 pisos de Nuevo Amate. El coste de este realojo asciende a 930.163 euros, el coste que supone alquilar los pisos entre los meses de julio de 2014 a junio de 2017, que es cuando está prevista la terminación de la obra de construcción de las nuevas casas.

La Gerencia de Urbanismo está terminando de redactar el proyecto para la construcción de las nuevas viviendas, cuyo coste asciende a 5,9 millones de euros. Una vez terminado el diseño, se sacará a concurso público para su construcción. Los nuevos edificios  se levantarán en las calles Estornino y Gavilán y albergarán un total de 62 viviendas protegidas repartidas en dos bloques de nueva planta.

Esto significa que 62 familias de las que han salido del barrio en la primera fase de regeneración urbana de esta zona degradada de la ciudad podrán volver al mismo, mientras que 34 afectados se quedarán fuera. A estas personas, el Ayuntamiento les adjudicará una vivienda definitiva en otra zona de la ciudad en las condiciones que se  convengan entre ambas partes. Una opción es que algunas de estas familias permanezcan en las viviendas en las que han sido realojadas de manera temporal.

Un barrio con 524 viviendas municipales

El barrio de Los Pajaritos fue edificado por el Patronato de la Vivienda y entregado al Ayuntamiento en el año 1958. Construido para las familias más desfavorecidas, cuenta con 524 viviendas que están habitadas con contratos de alquiler a bajo precio. Lo que empezó siendo un barrio obrero, se ha ido degradando en las últimas décadas, con problemas sociales aunque no con la misma conflictividad que el Polígono Sur. El Ayuntamiento y la Junta han elaborado planes sociales para las familias en riesgo de exclusión con desigual éxito. Esta regeneración urbana pretende ser el punto de inflexión para la recuperación del barrio.