Los vecinos de la Barriada Santa Aurelia del Distrito Cerro-Amate, están viendo hecha realidad una petición que vienen arrastrando desde hace mucho tiempo. Se trata de una fuente de agua potable que se colocó en la plaza de la calle Cañadul, pero que desde su instalación nunca ha tenido funcionamiento y que era más un obstáculo y un recuerdo de algo que se hizo sin instalación previa para su uso.

Pues bien, desde Conservación de la Gerencia Municipal de Urbanismo y a petición de la Delegación del Distrito Cerro-Amate quien se ha hecho eco de las peticiones de los vecinos de esta gran barriada de nuestro Distrito, la fuente ha sido eliminada, así mismo y aprovechando la actuación se han iniciado las obras de reposición del acerado que se encontraba en mal estado.

También se está procediendo al cerramiento de los parterres, con la colocación de tres alcorques para los árboles de gran envergadura que se encuentran justo delante de la Parroquia San Lucas Evangelista.