Lipasam ha concluido una primera fase de limpieza en el vertedero de Padre Pío, actuación en la que retirado más de 50 toneladas de escombros y que se ha llevado a cabo entre los días 3 y 12 de noviembre. Con esta medida ha quedado libre la zona de acceso para continuar con los trabajos. De hecho, la empresa municipal de limpieza ha arrancado ya la segunda fase de actuación para continuar adecentando la zona y en la que entrará el Zoosanitario para la valoración de los animales que se encuentran en el solar y para programar una actuación conjunta con Lipasam y la Policía Local.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que ha visitado este jueves la zona, y ha destacado que , Padre Pío ha sido «un barrio especialmente abandonado en los últimos cuatro años que necesita de actuaciones urgentes». De ahí que, ha insistido, vaya a ser «una de las prioridades del distrito».

A pesar de reconocer los numerosos problemas del barrio, Espadas ha destacado que «había una que no podía esperar que era la situación de esa escombrera o casi vertedero a cielo abierto en una de las entradas del barrio, con quema de cables y problemas graves de seguridad».

Además, el alcalde ha explicado que que se ha definido una comisión permanente de trabajo que ya ha dado sus frutos con la retirada de más de 50 toneladas de residuos «que eran una fuente de problemas graves, también de salud para los vecinos». Por otro lado, se ha reforzado la presencia de la Policía Local y se va a poner en marcha el dispositivo del Zoosanitario para ver la situación de los animales que hay en la zona y buscar futuros usos para evitar que a las pocas semanas vuelva a llenarse de escombros.

En cualquier caso, Espadas ha indicado que ya «se ha detectado los principales promotores de esos vertidos y ahora consiste en perseguir quién está usando esta zona como escombrera».