El delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, junto al gerente y miembros de Lipasam, hicieron ayer por la tarde una visita a la barriada de Santa Aurelia.

El delegado solicitó a Lipasam esta visita para que los vecinos y asociaciones pudieran plantearle directamente los problemas ocasionados con los contenedores de basura, teniendo una respuesta por parte de los profesionales y de esta forma actuar y solventar las  peticiones con la mayor celeridad.

Entre los asuntos tratados, los vecinos solicitaron a Lipasam los arreglos de arriates de la Plaza Ángel Ripoll Pastor, así como que se agilizaran los trámites para la colocación de nuevos contendores de más capacidad en las calles de la barriada.

También presentaron el tema de los excrementos caninos, donde los representantes de las entidades vecinales pidieron  la colocación de placas de prohibición para evitar este problema en la  medida de lo posible,  sobre todo,  en puntos estratégicos como son la  calle Mandarina, calle Dobla, la galería comercial, los parterres de la calle Amor junto al Parque Amate y el colegio Jorge Juan y Antonio de Ulloa.

Por parte del Servicio de Lipasam se anotaron todas las peticiones  para darles un trámite ágil a las mismas. Por su parte informaron de la limpieza que se va a realizar del suelo en aquellas zonas donde están colocados los contenedores.