El pleno del distrito Cerro-Amate ha aprobado -con diez votos a favor, seis en contra y cuatro abstenciones- una propuesta presentada por el Grupo IULV-CA para que la junta municipal interpele la mediación del Ayuntamiento en el conflicto que mantiene la Junta de Andalucía con el colegio Altair respecto al concierto educativo, pese a que desde el Grupo Popular se ha insistido en que «ni el Distrito ni el Ayuntamiento pueden intervenir en una decisión tomada unilateralmente por la Consejería de Educación».

En concreto, la propuesta alude a la mediación para «solventar la negativa de Altair a variar su modelo educativo de uno excluyente a otro mixto, admitiendo a niñas en sus aulas, cumpliendo lo dispuesto por la Consejería de Educación  y renovándose así su concierto educativo».

El grupo municipal ha comenzado su intervención recordando que el próximo 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha que «debe hacernos reflexionar sobre el camino, nada fácil, que las mujeres siguen recorriendo para ver reconocidos sus derechos, entre ellos, el de la educación». Por ello, ha añadido que «toda sociedad sensible con estas reivindicaciones tiene que comprometerse a eliminar cualquier forma de discriminación contra las mujeres», posicionándose en contra de «aquellos planteamientos que, parapetados en una errónea interpretación de libertad de elección del modelo educativo, no hacen otra cosa que excluir a las mujeres del acceso a esos centros».

Por su parte, el Grupo Socialista, quien ha votado a favor de la propuesta, ha recordado que «el Supremo se ha postulado al respecto», y ha añadido que «la postura del presidente Griñán de no continuar con el concierto de los colegios que segregan por sexos se ajusta a la ley». En este sentido, la portavoz socialista ha señalado que «hay estudios pedagógicos que no justifican esta separación de género», al mismo tiempo que ha indicado que «una escuela de calidad, pública, gratuita e igual para todos es posible». Por último, ha hecho hincapié en que «los niños que ya están escolarizados no perderán el concierto, por lo que la decisión afectaría sólo a los que vayan a entrar a partir de ahora».

El Grupo Popular ha calificado la propuesta de IU como «una falta de respeto absoluta hacia los padres y alumnos de centros diferenciados y hacia el propio colegio Altair» y ha criticado que pretendan «disfrazar esta proposición como discriminación a la mujer cuando el Tribunal Supremo reconoce la legitimidad del sistema de educación diferenciada».

Para la portavoz popular «IU sólo busca coartar la libertad a decidir de los padres y crispar un clima de convivencia de décadas que, aunque les pese, ha funcionado muy bien». Durante su intervención, ha denunciado que la Junta de Andalucía «retira el concierto a unos colegios sí y a otros no» y se ha preguntado «¿qué alternativas se les ofrece a los padres?», «¿En qué otros centros públicos  se acogerían a los niños que no pudieran continuar en el Altair en caso de cierre?», o «¿cómo asumiría la Junta el sobrecoste que le supone una plaza pública?».

El PP ha puesto punto y final a su discurso dejando claro que su postura ante este conflicto es «estar junto a los padres y los alumnos del colegio Altair».