El PSOE municipal lamenta que «la falta de peso específico de los delegados de distrito en el organigrama del Gobierno de Zoido conduzca una y otra vez a que los acuerdos aprobados tanto en las juntas municipales como en el propio Pleno queden en papel mojado sin que el PP sienta presión alguna para ejecutarlas», como es el caso denunciado en la reciente moción defendida por el concejal Juan Manuel Flores que recogía el cúmulo de incumplimientos que afectan a Cerro-Amate.

De hecho, «en el balance de los dos años de mandato de Zoido, Cerro Amate no sólo es el distrito que peor parado sale en cuanto a índices de paro con 16.444 personas en desempleo sin que haya desembocado en la puesta en marcha de ningún plan de empleo municipal, sino que es también una de las zonas en las que los incumplimientos de programa electoral más se han cebado, con 13 de los 16 compromisos no satisfechos o de imposible ejecución».

Entre ellos, la actuación en la reconstrucción de los Pajaritos es para Flores uno de los puntos más lacerantes, «teniendo en cuenta que el engaño de Zoido fue llevado a las mismas puertas de los vecinos con la visita pre-electoral del alcalde y la ministra Ana Mato en marzo de 2012 prometiendo la inmediata actuación que más de un año después sigue sin presupuesto, sin plazo y sin proyecto después de que el PP se haya negado a hacer la modificación presupuestaria que le pedía el PSOE».

Junto a esto, el concejal socialista considera «lamentable que tengamos llevar a Pleno y exponer ante la opinión pública las quejas de los vecinos de Nuevo Amate por las presiones que están sufriendo para que renuncien a las condiciones de realojo firmadas con anterioridad, lo que revela la escasa sensibilidad y el revisionismo con que Zoido no sabe gestionar siquiera proyectos heredados llave en mano como es la reconstrucción de las antiguas Regiones Devastadas».

En el mismo tenor sobre «la incapacidad para resolver los problemas cotidianos del distrito», Flores se refiere a las quejas vecinales de la barriada de Juan XXIII «donde el abandono es explícito e incluso ha llevado a los colectivos a plantear denuncias ante la Policía Local». El concejal espera que el hecho de haber conseguido que el PP votara a favor de la intervención inmediata sobre el deterioro de la urbanización y la suciedad en el barrio «no vuelva a quedarse en una declaración de intenciones sin ejecución como ya acostumbra el Gobierno de Zoido, puesto que el barrio lo necesita y de forma urgente, tal y como también ocurre en la barriada Virgen de los Reyes».

En este sentido, recuerda que la reciente moción socialista recogía igualmente acuerdos ya aprobados en la Junta Municipal de Distrito y hasta en el propio Pleno «que han sido ninguneados y que se acumulan en el debe de Zoido a Cerro-Amate». En esta situación se encuentra la petición de la Junta Municipal para que el Ayuntamiento gestione la modificación en el PGOU de una parcela de Palmete para destinarla al uso vecinal demandado como zona verde, pulmón para el barrio y parque socio-educativo y ecológico. El PP se negó a votarlo en Pleno pese a contar con el visto bueno del distrito. En la misma situación de limbo y sin el voto a favor del PP en el Pleno se encuentra la adquisición de locales en los bajos de Fray Serafín de Ausejo para al construcción de un centro cívico, un asunto que ya contó con la aprobación del Pleno de julio de 2012 y sobre el que nada se ha avanzado.

Los incumplimientos electorales sobre los centros cívicos comprometidos por Zoido en campaña son del cien por cien. Tampoco hay rastro sobre el que la Junta de Distrito incluso aprobó iniciar los trámites en junio de 2012 en Palmete y la Doctora-Este.

Juan Manuel Flores valora ante esta realidad que «Zoido no sólo falla a Cerro-Amate en lo macro, sino también en la micropolítica con engaños a la comunidad educativa del colegio Paulo Orosio a la que se prometió el arreglo integral de un muro que finalmente se quedará a poco más de la mitad». «Lo que necesitan los vecinos del distrito son realidades y compromisos reales de futuro puesto que los problemas diarios que sufren no se solucionan ni se tapan con actos festivos de una tarde», concluye el socialista.