El concejal socialista Juan Manuel Flores ha mantenido esta semana una reunión con una veintena de familias que residían en las viviendas de Regiones Devastadas quienes afirman sufrir «presiones» por parte de la dirección de Emvisesa para que renuncien a la posibilidad de permanecer en las viviendas de realojo al mismo precio de alquiler que pagaban en sus pisos en vez de volver a las promociones de Nuevo Amate. Esta opción se ofertó en los contratos que se suscribieron el Gobierno central, la Junta y el Ayuntamiento con los vecinos. «Se está generando una grave inseguridad jurídica, que está provocando incertidumbre e indignación entre los vecinos. Las familias están en una situación de flagrante indefensión ante el incumplimiento de los acuerdos firmados con ellos», explicó el concejal Juan Manuel Flores.

El convenio firmado entre el Gobierno central, la Junta y el Ayuntamiento para la reurbanización integral y rehabilitación de Regiones Devastadas preveía cuatro posibilidades para las 220 familias que fueron desalojadas de sus viviendas durante las obras. Así, según recogen sus contratos, se les propuso la opción de volver en las mismas condiciones cuando acabara la obra, de permanecer en las viviendas en las que estuvieran realojados en las mismas condiciones que tenían en Regiones Devastadas, de ser reubicados en una vivienda protegida con opción a compra o de ser adjudicatarios de una VPO en venta. «Sin embargo, ahora decenas de familias están recibiendo avisos de Emvisesa de que deben abandonar sus pisos y renunciar a continuar en las VPO en las que habían sido realojados como habían solicitado. Les están presionando y están culpando sin base alguna a la Junta de Andalucía con el objetivo de que acaben comprando las viviendas que habitan a Emvisesa», resumió Juan Manuel Flores quien anunció que en el próximo Pleno el Grupo Socialista llevará una moción en la que se solicita e Emvisesa y a la Gerencia de Urbanismo que se respeten las condiciones ofertadas a los vecinos de Regiones Devastadas en el pasado mandato y que aquellos que quieran continuar en sus pisos de realojo en vez de volver al edificio, una vez concluida la rehabilitación, puedan seguir con la misma renta que tenían hasta el inicio del proceso.

«El gobierno de Zoido se encontró un proyecto ilusionante iniciado y encauzado, un proyecto de colaboración entre las tres administraciones que debía ser un modelo a seguir que sólo necesitaba de una adecuada gestión por parte del gobierno de la ciudad. Sin embargo, Zoido ha demostrado que es incapaz ni siquiera de cerrar de forma adecuada el proyecto», concluyó el concejal del Grupo Socialista.