El portavoz socialista, Juan Espadas, y la concejala Adela Castaño se han reunido con los hortelanos de la Hacienda de San Antonio donde en el anterior mandato se habilitó suelo para ampliar la demanda de huertos urbanos existente. En este parque se plantearon inicialmente 58 parcelas y la ampliación a 42 más cuya construcción ha quedado prácticamente paralizada con el cambio de gobierno pese a que la lista de demandantes supera las 100 personas.

De hecho, no es hasta este mes cuando se incorporan otros 20 hortelanos más, «pero en las mismas condiciones de dificultad que los 58 ya existentes, es decir, sin acometida de luz que quedó pendiente y, sobre todo, sin que se haya resuelto en estos tres años el sistema de riego evidentemente necesario para los huertos». «Zoido no entiende que la filosofía de los huertos no es la del ocio y tiempo y libre sino que se ha convertido en una forma de apoyar con la autoproducción a la economía familiar maltrecha», explica Espadas.

«Sólo desde ese desconocimiento y desde la más absoluta insensibilidad y desinterés por parte del Gobierno, de los delegados de distrito Cerro-Amate y Torreblanca, y del área de Participación Ciudadana puede entenderse que los 78 hortelanos de San Antonio lleven prácticamente tres años sin suministro eléctrico ni de agua para el riego», resume el socialista cuyo grupo municipal ya ha denunciado en repetidas ocasiones la lamentable situación en la que tienen que trabajar estas personas.

En el proyecto disponen de pozo de abastecimiento que está construido y habilitado, pero continúan regando con garrafas y provisión particular después de que no se haya atendido la demanda de reposición de la bomba extractora que fue robada sin estrenar, «una inversión que no supondría más allá de unos 7.000 euros y que dignificaría el trabajo que aquí hacen estos vecinos que pelean contra viento y marea por sacar adelante sus cultivos urbanos».

La ironía se ceba con ellos puesto que parte de las garrafas con la que hacen la provisión manual del riego, las llenan de las importantes fugas de agua del sistema de riego del parque anexo que provoca inundaciones y desperdicios importantes, algo que también han denunciado al Ayuntamiento los hortelanos sin que tampoco haya generado intervención municipal.