El portavoz socialista Juan Espadas y el concejal Juan Manuel Flores se han reunido esta semana con la coordinadora de entidades sociales y vecinales de Su Eminencia, Entre Lindes, para analizar las prioridades de ejecución del plan integral para el barrio que se aprobó en marzo pasado «pero que sigue sin dotación económica, sin hoja de ruta que indique cuáles son los siguientes pasos a dar para su ejecución, sin estructura municipal que se encargue de su gestión y sin perspectiva de que esto vaya a cambiar en 2014».

Espadas ya anunció en septiembre que daría un plazo de tres meses al Gobierno de Zoido para que preparara el terreno para incluir en el presupuesto de 2014 las inversiones necesarias «que garantizaran a los vecinos que no se les ha engañado, que no se ha aprobado un documento que queda en papel mojado para luego abandonar su ejecución. No se pueden crear expectativas en una zona donde hay 25.000 vecinos que necesitan históricamente de su Ayuntamiento y un fuerte tejido asociativo que así lo reivindica, para luego buscar excusas y justificaciones a la inacción municipal. El plan integral se aprobó en marzo y ahora es Zoido el que tiene que liderar y ejemplificar desde el Ayuntamiento y con base en el presupuesto del próximo año, que está dispuesto a impulsarlo».

Y el momento para el portavoz socialista es ahora que se está redactando el proyecto de borrador de presupuesto, donde Espadas se ofrece «a consensuar con el Gobierno las prioridades de inversión que calen en lo que más demanda ahora mismo el barrio, como son las medidas de impacto social. El paro se ceba aquí con las familias. El decreto contra la exclusión social de la Junta es una iniciativa que Zoido debe prolongar en el tiempo y expandir con recursos propios. No puede esperar a que todo le venga hecho. Hacen falta iniciativas de formación y empleo, medidas como guarderías sociales y de reforzamiento de la atención de servicios sociales como demuestra que las asociaciones hayan tomado la iniciativa solidaria con sus vecinos».

Las entidades ciudadanas coinciden en la necesidad de la prioridad social para un barrio especialmente castigado por la crisis aunque sin desestimar el resto de iniciativas recogidas en el plan integral y para las que, al menos, debe existir un calendario que demuestre que se sabe qué pasos dar para avanzar en la transformación social y urbana de Su Eminencia. Al tiempo, vecinos y PSOE exigen más autonomía para el distrito en la solución cotidiana de problemas «puesto que, los delegados de distrito están atados de pies y manos por la falta de descentralización real de competencias y capacidades, de recursos y personal. Zoido prometió alcaldes de barrio y dos años y medio después sólo tiene meros tramitadores a terceros de mejoras vecinales cuya solución depende de centralizados y todopoderosos departamentos municipales o empresas públicas», lamenta Espadas.

El plan integral aprobado en marzo se corresponde con el documento íntegro propuesto por los vecinos. Se divide en cuatro grandes bloques de actuación con acciones concretas en urbanismo y movilidad, convivencia y seguridad, empleo, y servicios comunitarios. Se incluyen un buen número de actuaciones de regeneración urbana, reasfaltado de calles e intervención en vía pública y en zonas verdes como pieza clave para dar la vuelta a un entorno ahora degradado y hostil en el que se pueda buscar la convivencia para lo que también será necesaria una biblioteca, una escuela profesional y un centro de mayores que tejan la malla de las dotaciones públicas en el barrio.

De igual forma, la seguridad ciudadana y los servicios sociales son sustanciales como los propios vecinos denuncian por el alto índice de vandalismo, absentismo y fracaso escolar, prostitución no erradicada o compra-venta de drogas.

En materia de movilidad y de conexiones el barrio necesita abrirse a la SE30, pero también resolver los problemas que crea el mercadillo, la doble fila o la reorganización del tráfico.

«Zoido tiene la obligación de tirar de este carro porque nadie puede tener más interés que el alcalde de Sevilla. Debe incluir presupuesto específico para el plan integral en 2014 y, a partir de ahí y dando ejemplo, recurrir sin descanso al resto de administraciones públicas», concluye Espadas.