El distrito Cerro-Amate continúa con las obras de adecuación y mejora de sus barriadas. En este caso, eliminando las barreras arquitectónicas en la calle Celestino López Martínez de la barriada Madre de Dios.

Las obras han consistido en la demolición del acerado, así como de parte de la escalera, colocación de solera de hormigón sobre firme estabilizado y consolidado, tras el cual se ha construido una rampa con pintura plástica lisa para exteriores sobre parámetros horizontales y verticales de ladrillo, yeso y cemento.

Las dos barandillas colocadas en esta ocasión son metálicas con pasamanos terminadas con una mano de imprimación antioxidante así como dos manos de pintura al esmalte sintético.

Como en otras ocasiones, también se han colocado distinta solera para que los invidentes reconozcan el final de la rampa.