El derribo de las 96 viviendas que componen las manzanas números 8 y 9 de la barriada de Los Pajaritos ya ha finalizado, unas obras que se han desarrollado en el marco de las actuaciones promovidas por el Ayuntamiento hispalense para demoler los 524 inmuebles de titularidad municipal de esta zona de Sevilla, para su sustitución por viviendas de nueva construcción.

Según han informado fuentes municipales, las actuaciones de derribo iniciadas en los Pajaritos han concluido ya, un mes después de que fueran iniciadas, por lo que en unos días serán recepcionadas estas actuaciones por parte del Ayuntamiento. Las familias que se encontraban en estos bloques están reubicadas en el denominado edificio puente construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) en la avenida de Andalucía, además de en diversas viviendas en la avenida de Parque Amate, en Torreblanca, Aeropuerto Viejo y la nueva promoción de Nuevo Amate.

En este sentido, cabe recordar que en abril la Gerencia de Urbanismo aprobaba el proyecto técnico relativo a la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, formadas por cuatro edificios de cuatro plantas de altura, que suman 96 viviendas, del total de 524 viviendas municipales de carácter social que componen todo este sector. Estos primeros edificios a demoler se encuentran exactamente en las calles Gavilán, 27, 29 y 31, Tordo, 28, 30, 32, 25, 27 y 29 y, Estornino, 34, 36 y 38.

Más tarde, el Ayuntamiento acordaba iniciar la contratación de estos derribos por 237.282 euros y un plazo de ejecución de ocho semanas, aprobando en paralelo el proyecto técnico de construcción de los dos primeros bloques de nuevas viviendas sociales que sustituirán a las actuales en el barrio de Los Pajaritos. Dichos edificios de nueva planta se construirán en las calles Estornino y Gavilán y albergarán un total de 62 viviendas protegidas, ascendiendo a 5.922.501 euros el precio estimado de la construcción de estos edificios.

El día 8 de julio se producía la entrega de viviendas públicas a las familias que habitaban estas 96 viviendas de la primera tanda de derribos. En concreto, un total de 66 de estas familias habitan ahora, de modo transitorio, el edificio puente construido por Emvisesa en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate; mientras nueve están reubicadas en Torreblanca, dos en el barrio de Aeropuerto Viejo y el resto en la promoción de viviendas públicas de Nuevo Amate, fruto de la demolición y reconstrucción de los antiguos bloques de viviendas de Regiones Devastadas.