El Distrito Cerro-Amate ha culminado la inversión prevista en el parque infantil situado en la Plaza de Andrómeda, en la Barriada Madre de Dios, por la que se ha sustituido el arenero que rodeaba los juegos infantiles por un suelo acolchado. Se trata de una de las medidas llevadas a cabo por el Distrito que dirige Juan Manuel Flores, ya que esta intervención había sido reclamada en varias ocasiones por parte del movimiento asociativo de la zona, considerándola necesaria por motivos estéticos y de higiene, sin que hasta este momento hubiera tenido respuesta.

Esta intervención, que ha tenido un coste final de 16.700 euros, forma parte de un plan de mejora y adecentamiento de espacios públicos que desde el Distrito Cerro-Amate se quiere extender a otras zonas a lo largo de este mandato. Para el delegado, este tipo de actuaciones suponen «una mejora sustancial de las zonas de esparcimiento y ocio de nuestros barrios para contribuir al aumento de la calidad de vida de los vecinos y como fomento de la ocupación cotidiana de espacios públicos, lo que mejora la convivencia vecinal».

Inspección del arbolado

Igualmente, el Distrito Cerro-Amate se ha puesto en contacto con el Servicio de Parques y Jardines para coordinarse en la puesta en marcha de otras actuaciones en la citada plaza, por lo que el personal correspondiente de dicho servicio ha realizado una inspección para ver el estado general del arbolado y proceder a la poda o al tratamiento fitosanitario que se determine.

El Distrito también ha mantenido un encuentro con la entidad deportiva de la plaza, que realiza sus competiciones en las pistas de petanca existentes en este lugar, para estudiar la posibilidad de realizar algunos arreglos y que estén aptas para la práctica de este deporte, ya que existe una importante afición al mismo en la zona.