En la Junta Municipal del Distrito Cerro-Amate celebrada este pasado martes en los salones parroquiales de la iglesia San Lucas, el grupo de Izquierda Unida pidió la reprobación del director del distrito, José Lugo por «mentir acerca de la privatización de las instalaciones deportivas municipales».

Ángel Sánchez, portavoz de Izquierda Unida, pidió el voto en positivo del pleno para la oposición a la privatización de las instalaciones deportivas públicas, también añadió que «se exija al IMD que de marcha atrás a este proyecto privatizador y excluyente a los pequeños clubs y entidades deportivas, los cuales en estos tiempo duros de crisis, muchos están a punto de desaparecer». Por último, y en el mismo acuerdo, solicitó la reprobación del José Lugo «por no decir la verdad en las reuniones con la Junta Rectora y usuarios de los centros».

Este último punto fue el que causó más revuelo entre los asistentes al pleno, que pidieron que se dividiera la moción, ya que muchos no estaban de acuerdo con la «tarjeta amarilla» que se le sacaba a Lugo. Él mismo José Lugo dio las gracias a aquellos que salieron en sus defensa y aseguró que su intención nunca fue mentir y dijo «sólo he intentado ayudar porque soy partidario de que los clubs deportivos de los barrios lo sigan gestionando las entidades deportivos de los barrios y lo he intentado hasta la extenuación».

Por su parte, el grupo popular resaltó que el director del distrito no ha mentido «en todo momento lo que se ha hecho es explicar los pliegos de condiciones e intentar ayudar a un club de barrio a que gestione el Club Deportivo La Ranilla».

Finalmente esta propuesta fue aprobada por la mayoría, aunque como declaró el delegado del distrito, José Miguel Luque, todas las entidades deportivas que gestionaban hasta el momento las instalaciones municipales se han presentado al concurso para seguir dirigiendo dichos centros.

Con respecto al mismo tema y aludiendo a los hechos acontecidos durante la inauguración de la nueva sede de la asociación de mayores de Palmete y La Doctora, dicha asociación quiso expresar su gran malestar por lo incidentes ocurridos en la puerta del local . Asimismo, trasladaron al pleno «nuestra reprobación por los hechos provocados  por personas ajenas a esta asociación y en especial por la agresión sufrida por el director del Parque Amate».

En la misma línea, el PP presentó una propuesta por vía de urgencia en la que mencionaban lo sucedido el pasado 27 de noviembre durante la inauguración de la asociación de mayores, apuntando «queremos condenar la agresión que sufrió el director del Parque Amate». «Queremos dejar claro que no pretendemos vetar ninguna manifestación o concentración reivindicativa, pero no podemos dejar de condenar los ataques permanentes a cualquier persona , sea de la ideología política o movimiento que sea». Por ello, propusieron condenar todo tipo de violencia, que sufra cualquier persona, grupo político o entidad.

En otro orden de cosas,  el pleno se opuso a la propuesta del Partido Popular de «encomendar al presidente de la Junta Municipal, que se requiera a las entidades que habitualmente pegan carteles en el distrito cumplan con la ordenanza municipal de medidas para el fomento y garantía de la convivencia ciudadana en los espacios públicos de Sevilla».

La que si fue aprobada fue la propuesta del grupo socialista en la que instaba al distrito a mantener una reunión con los representantes vecinales de la barriada Padre Pío, para acordar la ejecución de las demandas más importantes del barrio y su correspondiente dotación en los presupuestos de 2014. Ante este acuerdo el delegado apuntó que ya han existido varias reuniones y que lo seguirán haciendo.