El Centro Regional de Donantes de Sangre ha trasladado hasta la sede del Distrito Cerro-Amate un total de cinco camillas y un equipo médico compuesto por dos enfermeros y una doctora para realizar una campaña de donación entre los vecinos de los barrios más cercanos. Durante toda la mañana se han realizado extracciones de sangre a todos los ciudadanos mayores de 18 años, con un peso superior a 50 kilos y en buen estado de salud que han querido demostrar su solidaridad.

Antes de iniciar cada donación los participantes en esta campaña han tenido que cumplimentar un breve cuestionario y realizar una breve entrevista que ha dirigido el personal sanitario, en la que se interroga acerca de posibles enfermedades, de medicamentos ingeridos e incluso de la actividad sexual. Además, se les ha tomado la tensión y se les ha realizado una prueba de hemoglobina con el objetivo de conocer los niveles de hierro para evitar que personas que padecen anemia donen. De esta forma, el personal médico ha exigido niveles igual o superior a 12,5 gramos de hemoglobina en el caso de las mujeres y de 13,5 en el caso de los hombres para permitir la donación.

Al final de la jornada, que ha durado unas cuatro horas aproximadamente, se han recogido un total de 25 bolsas de 450 milímetros cada una, una cantidad segura que se puede extraer a toda persona que cumpla los requisitos mínimos para ser donante. El sistema es el que usa siempre el Centro Regional de Transfusiones, unas bolsas cuádruples que contienen líquido anticoagulantes y conservantes.

Mientras dura la extracción la bolsa permanece en una balanza que tiene por misión agitar la sangre y mezclarla con el líquido anticoagulante controlando a su vez el volumen de la extracción.

Una vez realizada la extracción, el donante debe seguir unos consejos para su recuperación, que pasan por ingerir más cantidad de líquido de lo habitual, no hacer deporte en 24 horas y no fumar ni beber alcohol en las dos horas siguientes a la extracción de sangre.

Se trata de la segunda campaña de donación que se realiza tras la jornada que se organizó el pasado 14 de enero en la sede de la asociación de vecinos Al-Quivir del barrio de Rochelambert.