La obra de rehabilitación de Los Pajaritos sigue bloqueada sin que se hayan iniciado los trabajos a pesar de que su arranque se ha prometido ya en varias ocasiones antes y después del verano. Las divergencias entre el Ayuntamiento, que actúa como promotor, y la empresa adjudicataria de las obras mantiene paralizada la reconstrucción de las viviendas sociales de la barriada.

El Consistorio está pendiente de un informe del secretario municipal que le autorice rescindir el contrato a la constructora Vías y Construcciones a la que se le adjudicó antes de las elecciones de mayo, entre un total de 24 ofertas, el derribo de las 524 viviendas sociales municipales del barrio y su sustitución por bloques de viviendas de nueva construcción. Sobre un presupuesto máximo de licitación de 5.251.347 euros, la adjudicataria ofertó realizarla por 3.261.611 euros, lo que implicaba una baja del 37,9 por ciento.

El alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, explicó ayer a los periodistas que la rescisión del contrato de adjudicación requeriría además de un dictamen del Consejo Consultivo que dilataría aún más el inicio de los trabajos. «Es una obra que consideramos fundamental que estuviera iniciada ya», matiza.

Espadas fue muy duro con los modificados del proyecto inicial que han empantanado el arranque de las obras: «No tiene sentido que se prevea un importe de licitación y que la empresa te plantee una baja del 40 por ciento, ante lo que hay que plantearse si realmente puede hacerlo. Después empieza a decir que necesita hacer reformados y que necesita más fondos, lo que supone una competencia desleal para llevarse la adjudicación frente a otros que han hecho una oferta correcta».

El alcalde considera «un fracaso» la obra de Los Pajaritos, tanto por que finalmente la empresa adjudicataria no pensaba contratar peones del propio barrio, como por la dilación en el inicio de las obras, pese a que se marcó el 11 de septiembre como fecha de comienzo.

Espadas hizo estas declaraciones antes de participar en la jornada sobre cláusulas sociales del Ayuntamiento para la introducción de las citadas cláusulas y analizar los límites legales. El objetivo municipal es conseguir un mayor nivel de empleo con las cláusulas sociales que obligarán a las empresas contratistas del Ayuntamiento ante la existencia de personas con problemas de inserción laboral.