El delegado del distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque Moreno, junto al director, José Lugo, y la subdirectora, María José Gil, acudieron a visitar la barriada de Rochalambert con los miembros de la asociación de vecinos Al Quivir y el gerente de Lipasam.

Tras la inspección de los lugares donde los vecinos consideran que tienen mayor problema, se acordó que se iba a incidir en la retirada de excrementos caninos a través de las multas por parte de la Policía Local. Dicha infracción asciende a 120 euros.

También acordaron modificar la ubicación de ciertos contenedores de la barriada, un valdeo más exhaustivo, así como incrementar el barrido diario por determinadas zonas del barrio.