Los niños y niñas del Distrito Cerro-Amate han sido esta mañana de miércoles los portavoces de sus barrios. Más de 100 alumnos de los colegios La Candelaria, Victoria Díez, Jorge Juan y Juan de la Cueva se han reunido en el centro cívico Su Eminencia para exponer nuevas ideas y propuestas para mejorar la vida de los vecinos en el barrio.

Los alumnos han ido saliendo por grupo y bajo la atenta mirada del delegado del distrito José Miguel Luque, que ha ido apuntando todas las ideas, han presentado sus propuestas. La mayoría de los estudiantes han coincidido en la mejora de la limpieza de los excrementos caninos y en la colocación de más papeleras en las calles del distrito. Pero todo no han sido peticiones, también han valorado positivamente la gran cantidad de vegetación que tienen en el barrio y el buen estado de los parques.

Esta actividad que hoy se ha celebrado en el Distrito Cerro-Amate y que se está realizando en todos los distritos se integra dentro del proyecto «Imaginemos nuestros barrios» de la delegación de Participación Ciudadana.  Desde la mirada de los niños se pretende que los jóvenes paseen por las calles del distrito y analicen aspectos a mejorar y concienciarse de lo importante que es el civismo en la ciudad. Un proyecto integrado dentro del programa municipal de la infancia y la adolescencia «Sevilla desde la mirada de los niños y niñas» del Ayuntamiento de Sevilla puesto en marcha en colaboración con UNICEF y enmarcado dentro del programa Ciudades amigas de la infancia.

Sus principales objetivos son favorecer el análisis de las distintas visiones que niños y adolescentes tienen de su entorno. Dar voz con herramientas y habilidades para la participación partiendo de su realidad más cercana a su barrio y distrito, así como estimular la toma de conciencia y la responsabilidad potenciando su compromiso con la ciudad de la que forman parte.

En esta sesión, José Miguel Luque también ha tenido su turno de palabra, que ha aprovechado para explicar a los alumnos en que consiste una Junta Municipal y para concienciar a los más jóvenes sobre la importancia que tiene cuidar y respetar el mobiliario de la ciudad.