El Distrito Cerro-Amate ha realizado distintas actuaciones de mejora en el cerramiento perimetral de los colegios Nuestra Señora del Águila y Adriano del Valle, con el objetivo de mejorar la seguridad del alumnado y reforzar los centros escolares ante posibles actos de vandalismo o robo.

En el colegio de Infantil y Primaria Nuestra Señora del Águila, situado en el barrio del Cerro, se ha procedido al arreglo de la valla del cerramiento que da a la calle Águila Marina, además de instalar una malla para que no se vean los niños desde fuera.

Asimismo, la junta municipal del distrito que preside José Miguel Luque ha ordenado el arreglo de la intersección de las vallas y un centro transformador de Endesa, que llevaba años estropeado, realizando también tareas de limpieza. La rotura de la valla suponía un coladero para todo tipo de basura, que se acumulaba en el centro escolar donde juegan los niños. Por eso, el Distrito ha estimado necesaria una limpieza en profundidad en el colegio.

Por su parte, en el Adriano del Valle, situado en la calle Azorín, se han realizado obras de elevación del cerramiento metálico, pues faltaba un trozo y la dirección del centro había solicitado que se colocara todo por igual.