Las personas con movilidad reducida que acuden cada día a la calle Federico Mayo Gayarre pueden, desde hace unas semanas, acceder con total seguridad a esta calle, tras la construcción de una rampa que facilita el paso de estas personas y además da más facilidades a quienes vayan con carros de la compra o con coches de bebés.

Ahora, además, el Ayuntamiento de Sevilla, a través de Urbanismo y del distrito Cerro-Amate, ha instalado una barandilla metálica en cada uno de los lados de la rampa con el fin de proporcionar mayor seguridad.

«Con esta nueva barandilla y la colocación de dos bandas paralelas a la pendiente, que permiten a las personas invidentes reconocerlas como guía para encarar las rampas con  mayor seguridad palpando con su bastón, la calle Federico Mayo Gayarre es completamente segura para los vecinos que viven en esta zona, o que cada día vienen hasta aquí para hacer sus compras o bien a dar un paseo», ha puntualizado el delegado del distrito Cerro Amate, José Miguel Luque.