Los usuarios de la parada de autobús de la calle Alondra verán estos días que la parada donde habitualmente cogen la línea 24 está siendo remodelada. En concreto, se está construyendo una plataforma con la que, además de responder a una petición vecinal, las personas que quieran subir o bajar del autobús ya tendrán acceso directo.

«Hasta ahora, muchos vehículos aparcaban en la parada, un poco antes o poco después, pero obstaculizando el acceso directo a los autobuses, un problema sobre todo para las personas mayores y para los vecinos con movilidad reducida», ha explicado el delegado del distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque.

Completando la actuación se colocará en el bordillo otro tipo de acerado que hace posible que los invidentes, al tocar con su bastón, reconozcan el final de la plataforma y el acerado, evitando posibles accidentes.